15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un periodista del gusto de Ciudadanos gana enteros para presidir una nueva RTVE

El director de Televisión Española, Eladio Jareño.

El director de Televisión Española, Eladio Jareño.

El relevo suena por el deseo de José Antonio Sánchez de abandonar la corporación pública y la necesidad de Rajoy de hacer algunas concesiones a Rivera en señal de buena voluntad.

Cuando este jueves Mariano Rajoy haga pública la lista de sus ministros quedará reflejada la imagen del nuevo poder político en España. Pero más allá de esos departamentos ministeriales aún habrá que hacer quinielas para media docena de destinos igual o más apetecibles que los que dan derecho a la cartera de ministro. La dirección del Centro Nacional de Inteligencia, la Fiscalía General del Estado y la presidencia de Radio Televisión Española son algunos de estos destinos objeto del oscuro deseo de los partidos políticos y sus satélites.

Prueba de que a RTVE se le da una importancia muy relevante en la legislatura que comienza es que, tanto en su acuerdo de investidura de Pedro Sánchez como en el suscrito con el PP, Ciudadanos introdujo un artículo expreso para la corporación pública. El 13o reclama al nuevo Gobierno "garantizar un modelo de servicio público de RTVE basado en su independencia, calidad y neutralidad política, asegurando que la selección de sus directivos se realice a partir de criterios de profesionalidad y excelencia".

Lo cierto es que el próximo presidente de RTVE -el actual, José Antonio Sánchez, manifestó hace meses su deseo de abandonar- se va a encontrar un alarmante panorama en la televisión pública. En primer lugar, por la preocupante caída de audiencia registrada en los últimos años. En segundo término, por la deficitaria financiación de una televisión que parece obligada a una nueva regulación de plantilla. Y en tercer lugar, y no por ello menos delicado, por la politización de sus servicios informativos, mayoritariamente afines al PSOE y a Podemos.

La sintonía entre Jareño y Girauta 

Fuentes del PP consultadas por ESdiario reconocen que el control de RTVE podría ser una de las "cesiones" de Rajoy a su socio de investidura en un gesto que sería interpretado además como una apuesta regeneradora enmarcada en los aires nuevos de la legislatura que arrancó el pasado sábado con la investidura del presidente.

Se da además la circunstancia de que el portavoz parlamentario de la formación naranja tiene una buena sintonía personal con el director de TVE, Eladio Jareño, de la etapa en que Girauta hacía política en Cataluña y Jareño dirigía el Centro Territorial de la Corporación en aquella Comunidad.

Muchos dirigentes tanto del PP como de C's coinciden en que, con un Congreso tan atomizado, un Gobierno de Rajoy en minoría y el desequilibrio mediático de las televisiones privadas inclinadas hacia el espectro de la izquierda, el papel de la televisión pública puede ser determinante para que Rajoy "comunique" otra visión de su acción de gobierno.

Aquellos que han negociado con Jareño la renovación de algunas producciones en las últimas semanas coinciden en que su candidatura para una primera etapa en RTVE cobra fuerza, avalada además por Ciudadanos. Jareño recibiría el encargo de "pacificar" los informativos con nuevos nombramientos y negociar con el nuevo responsable de Hacienda un "más ambicioso" modelo de financiación, que podría incluir el regreso de la publicidad que se suprimió en la etapa Zapatero

En cuanto al diseño de la parrilla, Jareño es ya desde hace meses el ideólogo de las nuevas adquisiciones y renovaciones de programas y series.

Y es que, como reconocen fuentes populares, RTVE sigue siendo más atractiva que alguno de los ministerios que este jueves van a conocer a su titular. Y subrayan las citadas fuentes, "el telediario sigue siendo... el telediario".

Comenta esta noticia
Update CMP