16 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Por qué no es buena idea hacer más empleados públicos aunque suba el paro

Fátima Báñez y Cristóbal Montoro: de ellos depende el empleo privado y el público

Fátima Báñez y Cristóbal Montoro: de ellos depende el empleo privado y el público

El paro ha subido en enero, la peor cifra en tres años. Pero la solución no puede ser la que se busca: crear más empleo público. Faltan reformas y otra mentalidad para cambiar el mercado.

 

 

Los datos del paro han sido malos. Siempre lo son en enero y no hay forma de romper con esa tradición. Han sido algo más de 178.000 puestos de trabajo perdidos. El paro ha subido en casi 64000 personas. Es la peor cifra en tres años. 

En este mes el efecto estacional es muy elevado, pero hay algo que sí es destacable: el incremento en el número de contratos indefinidos. Eso es un pequeño paso en la buena dirección. Es verdad que son pocos a tiempo completo, pero es un pequeño paso en la dirección correcta y pone sobre la mesa lo que queda por hacer: aumentar la inversión para generar más empleo, que el empleo sea normal y no con esas tasas de temporalidad.

Ee está aprovechando la bonanza para volver a hacer empleados públicos a tutiplén. No es nada edificante

Por muy turística que sea España, no se justifica tanta temporalidad. Y luego tiene que cambiar la cualificación.  Tendría que haber un acuerdo entre los sindicatos, el gobierno y los empresarios para que los mercados de trabajo se normalicen, para que se quiten los incentivos que tienen los empresarios a hacer contratos temporales, que los tienen. No todos los contratos temporales son por culpa de esos “malvados” tipos. Hay incentivos para que los contratos no sean fijos. Eso debería eliminarse. Y debería haber un acuerdo sobre formación.  Me parece elemental. Y lo dice alguien que no cree en intervenir los mercados.

Además de todo, hay otra cifra interesante: las Administraciones Públicas han aumentado el número de cotizantes sobremanera en diciembre. Esto quiere decir fundamentalmente que frente a la bajada que ha habido en conjunto en la Seguridad Social, si miramos el sector público ha aumentado. Eso significa una mayor bajada por parte del privado para que de una bajada de 178000 contrataciones sin desestacionalizar. 

Y sobre todo los que más han aumentado son las Autonomías. De esos 102873 cotizantes más de media que ha habido en el mes de diciembre en Administraciones Públicas, más de 61000 fueron de Administraciones Autonómicas, 31000 de la Local. Los menos han sido en el Estado central.  Es decir, mi olfato me dice que se está aprovechando la bonanza para volver a las viejas prácticas de hacer empleados públicos a tutiplén. Es una forma de resolver la estadística, pero no me parece nada edificante ni bueno para lo que hay que hacer. 

El otro dato que me preocupa de estas cifras es la enorme estacionalidad que muestra todavía nuestra economía. Yo sé que hay estacionalidad en todo. La gente tiene unas preferencias de unos meses para comprarse coches, la gente tiene unas preferencias determinadas de unos meses para salir de vacaciones, como digo hay estacionalidad en todo.

Pero las economías más listas, las economías que mejor lo hacen, las economías menos intervenidas, tienden a reducir esto. Es decir: si tú tienes una industria como la producción  de jamones, que alguien me puede decir que eso es agricultura y sí, pero casi todo el sector agrícola hoy en día es industria agroalimentaria, dejémonos de tonterías, si tienes unas épocas en las que vendes muchos jamones, buscas las artimañas para tratar de vender jamones en otros mercados, en otras épocas… haces cosas. 

Y si cuando más coches vendes es entre mayo y junio-julio porque la gente va y compra, haces cosas para que en  los meses de noviembre y diciembre que cae mucho la venta, puedas vender.  Es decir, hay una tendencia ya no solamente en la estructura productiva de más industria, menos servicios o buscar servicios que no sean estacionales, porque ¿Qué pasa con nuestros servicios? Que no son Banca y Seguros como en Canadá o Gran Bretaña.

Ser empresario en España

Son servicios que cuando viene la temporada todo el mundo contrata.  Por cierto, también la estructura productiva en términos de tanta pyme que hay con respecto a poca gran empresa influye en eso. Si hubiese un poquito más de movimientos, de incentivos, si no estuviéramos tan intervenidos y nos fuese cómodo trabajar, producir, ser empresario… me da igual durante 5-6 meses y luego te encuentras con una paga que te dan con la que te puedes mantener otros 5-6 meses, si no hubiera eso y sí existieran incentivos para estar produciendo,  trabajando, inventando, moviéndote durante todo el año, pues seguramente nuestra economía tendría otra estructura y no sería tan estacional.

 

Una concentración reciente de empleados públicos: piden más salario y jornada de 35 horas. El coste para el Estado podría ser de 3.000 millones de euros

 

Si se miran geográficamente los problemas del paro te encuentras con que en el Sur (Andalucía, Extremadura, Canarias e incluso algunas zonas de Levante)  hay unas tasas de actividad ínfimas. Gente que no está dispuesta ni siquiera a ofrecer su mano de obra.  Tenemos otro problema en la cornisa cantábrica, sobre todo en la parte oeste: envejecimiento de la población.

En el Norte no ofrecen esa mano de obra porque mayoritariamente es gente mayor o gente prejubilada con 55-60 años y han encontrado un acomodo.  Todo eso son incentivos para tener una estructura productiva pero también del mercado laboral muy perversa, que daña mucho también socialmente y en nuestras maneras de pensar y de ver la vida. 

Más reformas

Lo que yo encuentro con estos datos a enero, es esa enorme estacionalidad. Y debería haber un acuerdo político para solucionar esto, pero miedo me da.  En estos días escuchaba a una representante de CCOO diciendo que había que hacer un acuerdo al respecto y el sustrato que se intuía por detrás en esas declaraciones, me hacía temblar.  Es necesario un acuerdo, pero un acuerdo que ahonde en la reforma,  un acuerdo para liberalizar más el mercado de trabajo, que redujese el tipo de contratos o al menos que los racionalizase… pero con el Congreso que tenemos no tengo ninguna esperanza al respecto. 

El Presidente del Gobierno ha hablado para el año 2018 de en torno a 450.000 puestos de trabajo. Pongamos que son 500.000. Alcanzaremos los veinte millones de ocupados a finales del 2019. El problema es qué hacemos con ese 25-30% de toda la gente que o es mayor o que ha perdido ya la oportunidad juvenil de empezar una carrera profesional. Cómo se soluciona eso. Eso tiene que ser a través de un acuerdo, porque no se van a cambiar tus preferencias a menos que te lo enseñe tu familia. Como esas preferencias no se formen así, es muy difícil cambiarlas.

 

Comenta esta noticia