24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Batalla campal en Moncloa: Iglesias se siente engañado por Sánchez y no parará

Sáncchez e Iglesias este miércoles a ambos lados de la vicepresidenta primera.

Sáncchez e Iglesias este miércoles a ambos lados de la vicepresidenta primera.

Las hostilidades en el seno del Gobierno de coalición aumentan por momentos después de que el líder de Podemos se haya sentido ninguneado por el presidente. Y por ahí no pasa.

Aunque pueda parecer una perogrullada, Margarita Robles tuvo que salir este miércoles a recordarle a Pablo Iglesias que la Ley del Gobierno dice que "el presidente es el presidente por encima del vicepresidente". Y que por tanto, evidentemente, "no está obligado a dar cuenta más que cuando él quiere a los ministros y a los vicepresidentes de competencias exclusivas suyas".

La ministra de Defensa bajaba así los humos al socio de Pedro Sánchez, herido en su orgullo de líder de Podemos -cuarto partido del arco parlamentario, no obstante- porque el socialista le ha dejado completamente al margen de dos asuntos capitales en las últimas semanas: la salida del Rey Juan Carlos I de España y la inminente fusión entre Bankia y CaixaBank. 

Sumados, además, al coqueteo político de Sánchez con Inés Arrimadas, cuando Iglesias viene insistiendo por tierra, mar y aire que lo que tiene que hacer el Gobierno para aprobar los Presupuestos es acudir al bloque de la investidura, y no experimentar con Ciudadanos. 

Las tensiones internas que desde enero venía arrastrando el Gobierno de coalición entre los ministros del PSOE y de Unidas Podemos (Carmen Calvo con Irene Montero, Irene Montero con Margarita Robles, Yolanda Díaz con Nadia Calviño...) han alcanzado en los últimos días las cotas más altas, al llegar a Sánchez e Iglesias. 

Las grietas en la coalición se agrandan y se respira la tensión más aún después de que el vicepresidente de Derechos Sociales contara en la SER que había tenido una "fuerte discusión" con el presidente a propósito de la marcha del rey emérito a Emiratos Árabes Unidos. Un golpe bajo, una indiscreción, que en el PSOE ha enfadado, y mucho. 

 

Al que además han seguido otros dos. Este martes por la tarde, en el Senado, el fotógrafo de Podemos tomó una instantánea de Sánchez mirando hierático a su socio, intuyéndosele en el rostro ese apretar de mandíbula tan característico en él que la mascarilla no dejaba ver. Al partido morado le interesaba que esa fotografía corriera como la pólvora. Y así ha sido. 

La instantánea del fotógrafo de Podemos, Dani Gago.

 

Por si fuera poco, el jefe de Gabinete de Iglesias, Julio Rodríguez se está dedicando a mandar tuits con bala a La Moncloa, como éste. Obviamente con el visto bueno de su jefe. Rodríguez se refiere a que Sánchez es el engañador e Iglesias, el engañado. Que es, por otra parte, de lo que antes que él se han quejado otros líderes políticos: de que el socialista no es de fiar porque tiene una relación complicada con la verdad. 

Comenta esta noticia