Las malas relaciones “comerciales” entre Compromís y el PSOE

Dos nuevos frentes socavan las relaciones entre nacionalistas y socialistas, y los dos tienen que ver con el comercio. Median posibles inconstitucionalidades y presuntos pelotazos.

En Compromís el nicho de los empleados del comercio, que nunca ha aceptado bien trabajar tantos festivos como hasta hace unos meses, es básico para sus intereses electorales. De ahí las restricciones en materia de horarios comerciales impuesta por el Botànic y ahora cuestionada por el Gobierno de Pedro Sánchez. Y de aquí la airada reacción del director general de Comercio, Natxo Costa, de Compromís, que criticó que un gobierno progresista recurra decisiones de Les Corts que además han sido fruto de un acuerdo del sector. Eso sí, con abstención crítica de los sindicatos.

Y es que la Secretaría del Consejo para la Unidad de Mercado, dependiente del Ministerio de Economía, ha criticado en un informe la ley aprobada por Les Corts en febrero que reduce el número de festivos en que el comercio de Valencia, Alicante y demás ciudades turísticas de la Comunidad pueden abrir al público.

En opinión de dicha Secretaría no hay razón imperiosa de interés general para esa reducción, que atentaría además contra la unidad de mercado en España, según ha adelantado Levante-EMV. Precisamente hay pendiente una comisión mixta Estado-Generalitat para estudiar la posible inconstitucionalidad de la ley valenciana.

El origen de este encontronazo está en la reclamación de un centro comercial de las afueras de Valencia para tener los mismos festivos que la capital, de cuya población vive. En teoría las ciudades del área metropolitana donde se localizan estos grandes centros no son turísticas, y la capital sí. Y de eso depende tener un régimen u otro.

Fuentes próximas a Compromís, aunque poco ideologizadas, abogaban, si de lo que de verdad se trataba era de proteger la conciliación familiar de los trabajadores de esos centros, por imponer restricciones en los convenios y contratos, no en las aperturas de festivos.

Pero no, en realidad en el comportamiento de Compromís subyace además una forma de entender la economía diferente a la de los socialistas y mucho más intervencionista. Buena prueba de ello es la forma en la que la vicepresidenta Mónica Oltra cargó en la SER contra el alcalde socialista de Paterna, Juan Antonio Sagredo, por haber priorizado sacar adelante el macroproyecto comercial conocido como Puerto Mediterráneo (ahora Intu Mediterrani) respecto del mantenimiento de la coalición de gobierno con Compromís.

En ese tono inquietante que reserva para las ocasiones especiales, Oltra soltó que el primer edil “ha dicho que prefiere esto a un gobierno de coalición, pues él sabrá por qué y él tendrá que explicarlo”. En esa entrevista la número dos del Consell llegó a calificar el proyecto de “pelotazo” del que quiere “construirlo allí”, en alusión a los promotores. Hasta la ruptura, Oltra de mostraba partidaria de aceptar el proyecto si era legal. Ahora insiste en que este tipo de centros destruye más empleo del que crea.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP