21 de febrero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El póker online pierde fuelle ante el empuje de la ruleta

El juego online mueve ya más de 10.000 millones de euros al año y en España ha superado los 700.000 usuarios activos. Las apuestas deportivas líderan, pero la ruleta triunfa con su sencillez

Desde que entrara en vigor la regulación del sector del juego online la supremacía del póker como juego más demandado ha caído sustancialmente y lejos quedan ya los 2.240 millones de euros que los españoles se jugaron en 2013 con este entretenimiento de cartas. La cifra en 2017 va a quedarse en el entorno de los 1.500 millones de euros, fundamentalmente por una importante caída en el poker cash, la modalidad en la que los jugadores se sientan en la mesa con dinero real, mientras que los torneos, una modalidad en la que le jugador paga un fijo y apuesta fichas virtuales, sube por su menor riesgo.

Frente a ello, y dejando a un lado el liderazgo innegable de las apuestas deportivas, el ascenso de la ruleta resulta destacable. Los juegos de azar por Internet son una forma de ocio regulada en España desde el año 2012, y en este periodo la modalidad más simple de ellos no ha parado de crecer y se cuentan por miles los que deciden probar suerte con la ruleta online. A día de hoy existen un total de 52 operadores autorizados, y aunque el producto más demandado por los jugadores son las apuestas deportivas, modalidad preferida por más de la mitad de los usuarios, los juegos de casino, es decir, las tragaperras, la ruleta y el blackjack, van en aumento.

El negocio del juego online mueve actualmente unos mil millones de euros al mes. Es decir, más de 10.000 millones de euros al año. Según las últimas cifras facilitadas por los informes de la DGOJ, solamente en el año 2016 el juego online facturó 10.900 millones de euros, un 34% más que el año anterior, y el 96% de ese dinero se reparte en premios. 

Durante el tercer trimestre del año 2017 se registraron más de 700.000 usuarios en casas de apuestas y casinos online autorizados. El perfil más habitual de apostante suele ser un varón de entre 18 y 45 años, más del 80% de los usuarios activos, y la mayoría de ellos está registrado en un único operador. Asimismo, su poder adquisitivo suele ser medio-alto. Por su parte, las mujeres apostantes suelen tener entre 25 y 35 años y prefieren las salas de bingo.

Comenta esta noticia