11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las pérdidas del turismo podrían superar los 40.000 millones por el COVID

De cara a este verano, el sector hotelero estima que la ocupación se situará en torno al 30%, de acuerdo con el presidente de Exceltur, y CEO de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer.

De junio a septiembre de 2019, España recibió 37,7 millones de turistas extranjeros, que dejaron 43.147 millones de euros, según las encuestas Frontur y Egatur elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, este año, el descenso en las llegadas de visitantes internacionales y el retraimiento del mercado nacional -por temor al contagio del coronavirus y por el efecto de la crisis económica- podrían ocasionar unas pérdidas superiores a los 40.000 millones de euros en el sector respecto al año anterior.

La campaña de verano representa, con carácter general, en torno al 60-70% de la facturación anual del sector. De este modo, y tomando como referencia los datos de 2019, entre junio y septiembre se registró casi el 47% de los ingresos por turismo extranjero de todo el año (92.278 millones).

En la hipótesis, muy optimista, de que este año se venda algo menos de la mitad que el pasado, la factura podría situarse en torno a los 40.000 millones de euros si a los ingresos dejados de percibir de los extranjeros se suman los menores gastos de los nacionales.

De cara a este verano, el sector hotelero estima que la ocupación se situará en torno al 30%, de acuerdo con el presidente de Exceltur, y CEO de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer. Cifra que ofrece una referencia de cómo se puede mover el verano, dado que este tipo de establecimientos son la opción elegida por la mayoría (alrededor del 65%) de los extranjeros que vienen a España de vacaciones.

Los datos de turismo nacional que registra el INE -en cifras trimestrales- indican que entre julio y septiembre del año pasado se registraron 61,16 millones de viajes, que indujeron un gasto de 19.297 millones de euros.

De esta última cantidad, 12.762 millones se gastaron en viajes en España y los 6.534 restantes, en desplazamientos al extranjero. Esta segunda partida quedará este año, con toda probabilidad, reducida a la mínima expresión y la primera se verá también mermada, porque aunque se primará el turismo nacional, el temor a los rebrotes del coronavirus y los efectos de la crisis económica se dejarán sentir en la propensión a viajar.

Si a las pérdidas calculadas para el verano se suman los más de 30.000 millones que ha dejado de ingresar el sector hasta mayo por la prohibición de entrada de turistas extranjeros y de movimientos de los nacionales, la factura se dispara por encima de los 70.000 millones de euros.

Habrá que esperar la evolución del cuarto trimestre -cuando los operadores creen que podría empezar a reactivarse con más fuerza el turismo internacional- para ver cómo se cierra el ejercicio, pero Exceltur cree que las pérdidas anuales superarán los 83.000 millones.

Eso significa que se evaporarán en torno a un 60% de los 140.300 millones que se consignaron el año pasado como ingresos del turismo tanto nacional como exterior: 48.066 millones de gasto de los nacionales y los 92.278 millones de los extranjeros que vienen a España.

Atrás quedará la racha de siete récords anuales consecutivos de llegadas de turistas extranjeros, que se cerró en 2019 con 83,7 millones de entradas.

A finales de mayo las llegadas seguían estabilizadas en 10,6 millones de cierre de marzo (en abril y mayo no hubo entradas por el cierre de fronteras), casi 20 millones menos que un año antes.

En los cinco primeros meses del año los ingresos de los extranjeros que hacen turismo en España habían caído en 18.977 millones de euros y se situaban en tan solo 11.707 millones.

Las cifras de junio no se conocen todavía, pero quedarán en números testimoniales y lejos de los 9.696 millones de ese mes del año pasado porque hasta el día 21 de ese mes las fronteras siguieron cerradas. Tampoco se alcanzarán ni de lejos los casi 12.000 millones mensuales en julio y agosto ni los 9.700 millones de septiembre.

Para los nacionales, la caída del gasto podría situarse en torno a los 10.000 millones, porque encuestas elaboradas por diversas consultoras coinciden en que el descenso podría situarse en el 50%. Un sondeo de EY-Parthenon constata que los españoles viajarán menos y, entre los que viajen, la mayoría gastará menos.

Baleares, la más castigada

Las comunidades autónomas más castigadas por la caída del turismo extranjero serán las que más visitantes reciben: hasta marzo Cataluña había perdido (en abril y mayo no hubo entradas por el cierre de fronteras) casi 4,5 millones de turistas respecto a enero-mayo de 2019 y 3.650 millones de euros.

Le siguen Canarias, que computa casi tres millones de turistas menos y 3.663 millones de menores ingresos, y Andalucía, con 2,9 millones de visitantes menos y 2.190 millones de euros dejados de percibir.

Con todo, el descenso más fuerte en términos de impacto en la economía es el de Baleares, que de 3,47 millones de turistas entre enero y mayo de 2019 pasó a poco más de 400.000 a cierre de marzo último, lo que se traduce en menores ingresos por 2.875 millones de euros.

En esta región, en torno a un 45% de su PIB depende del sector turístico, cuatro veces más que la media nacional. En el caso de Canarias, el PIB turístico está en torno al 35%.

Comenta esta noticia