18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El mensaje lapidario del candidato de Cs en Castilla y León sacude el PP

Francisco Igea, el candidato de Cs en Castilla y León.

Francisco Igea, el candidato de Cs en Castilla y León.

Mientras el número dos del partido endurece las condiciones a los barones socialistas que quieran algo de Cs, Francisco Igea se desmarca con un apunte en Facebook más que claro, cristalino.

Castilla y León se ha convertido en una pieza clave en el tablero postelectoral y en la primera comunidad en la que Albert Rivera puede saltarse el veto que él mismo puso a los socialistas cuando lo apostó todo a ser el líder del centro derecha.

Allí, al candidato de Cs, Francisco Igea, el hombre que se enfrentó a la dirección nacional y cerró el paso a Silvia Clemente, ya se le conoce como el barón díscolo. Y él nunca ha ocultado que sus sensibilidades están más próximas a los socialistas que a los populares. De hecho militó en UPyD antes que en Cs (hasta febrero de 2015).

Si a eso le sumamos que el PP lleva 32 años gobernando y que el socialista -y muy sanchista, detalle importante- Luis Tudanca ganó las elecciones del domingo con 35 escaños, frente a los 29 del popular Alfonso Fernández Mañueco, las especulaciones sobre un acuerdo de Cs con el PSOE se han disparado en las últimas horas. 

Y por si fuera poco, y mientras Rivera y su equipo tejen una estrategia para abordar estas semanas de intensísimas negociaciones en varias plazas, Igea ha colgado un mensaje en su Facebook que muchos están interpretando como un primer posicionamiento en favor de pactar con el PSOE, con el que los naranjas sumarían 48 escaños, muy por encima de los 41 de la mayoría absoluta. 

"La población castiga años de soberbia y clientelismo. Es el fin de una era. 
El mensaje es pues un mensaje de cambio y moderación", proclama el candidato de Ciudadanos en el post.

Y añade: "Prometimos cambio y habrá cambio. Prometimos igualdad y habrá igualdad. Prometimos libertad y habrá libertad. Se avecinan semanas de duras negociaciones y de responsabilidad, pero tengan la seguridad de que nada volverá a ser igual. Abriremos puertas y ventanas, habrá transparencia, nadie tendrá que temer. No cambiaremos una arbitrariedad por otra".

Igea, no obstante, no necesariamente habla por boca de la dirección nacional, con quien ya con la operación Clemente (el intento de Albert Rivera de situar a la expresidenta de las Cortes y del PP como candidata) tuvo encontronazos. Pero es un primer movimiento, y éste ha aumentado la inquietud de los populares castellanos y leoneses, cuyo líder ha recordado en las últimas horas que los ciudadanos han votado un gobierno "de centro derecha".

Entretanto la dirección nacional de Cs manda mensajes contradictorios. Cuando parecía que este lunes Inés Arrimadas abría la puerta a negociar con el PSOE, este martes José Manuel Villegas recordaba quién es su socio prioritario: "Lo normal es que lleguemos a acuerdos con el PP".  

No solo eso. Villegas puso dos condiciones a los barones socialistas que quieran algo de Cs: apostatar de las alianzas tejidas por Sánchez con independentistas y populistas y que apuesten por aplicar el 155 en Cataluña.

Comenta esta noticia
Update CMP