17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vox irrumpe en el debate interno del PP sobre España Suma y se borra: "Jamás"

Casado y Abascal en la manifestación de Colón.

Casado y Abascal en la manifestación de Colón.

El partido de Abascal se desmarca por completo de una hipotética coalición de centro derecha, y así se lo ha trasladado a sus cargos. Ello allana el camino a algún tipo de alianza de PP y Cs

El PP no termina de aclararse ni aclarar en qué quiere convertir ese España Suma del que tanto hablan los populares y que tiene a los socialistas preocupados.

¿Una coalición con Ciudadanos sin Vox o una que incluya a Vox? Y, en cualquier caso: ¿Una marca común en todas las listas electorales, tanto al Congreso como al Senado, o con lograr sumar fuerzas en la Cámara Alta se darían por satisfechos? 

El secretario general del PP reconoció el pasado lunes que aún no ha habido un debate serio en los órganos internos al respecto de esa unidad de acción del centro derecha. "Hay que avanzar y profundizar a nivel territorial", sostuvo Teodoro García Egea.

Aunque también dejó caer que con un acuerdo para el Senado, que es a priori lo que le interesa a Ciudadanos, no es suficiente: "Donde se dirime el Gobierno es en el Congreso", recordó.

Los de Abascal se lo van a poner fácil al PP: la respuesta a una coalición es no

En las declaraciones de dirigentes y conversaciones informales ya se aprecia, sea como fuere, cuál es el mayor punto de discordancia: si llamar o no a la puerta de Vox. En este sentido, los de Santiago Abascal se lo van a poner fácil: la respuesta es no. 

Vox ha decidido dejar muy claro a Pablo Casado que, si hay repetición electoral, ellos volverán a ir por libre y no formarán parte de ningún tipo de alianza electoral con el PP y Cs. Ni en las listas al Congreso ni tampoco en las del Senado. En ninguna. Sin excepciones. "Jamás", señalan desde la formación antes de que llegue el momento de disolver las Cortes (si no hay acuerdo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias) y España Suma despegue.

Así se lo han trasladado desde la sede nacional de Vox a todos sus dirigentes y cargos públicos para tener una voz unísona al respecto. Aseguran que Vox tiene serias diferencias con el PP y muchas más con Cs en cuestiones como la defensa de la soberanía nacional frente a la UE, la lucha contra la inmigración ilegal y la oposición al aborto, entre otras.

Ni siquiera en la Cámara Alta da Vox opciones al acuerdo preelectoral. Ni una. Allí en las pasadas elecciones generales el partido de Abascal tuvo 5.934.639, que se tradujeron en cero senadores (tiene uno, José Antonio Alcaraz, pero lo es por designación del Parlamento de Andalucía y no por el resultado del 28-A).

Antes de los comicios generales Casado pidió a Vox que no se presentaran en algunas circunscripciones de pocos escaños donde -decía el presidente popular- iba a ser difícil que sacaran diputados pero en cambio se los quitarían al PP para dárselo al PSOE.

Entonces incluso llegó a haber contactos informales, tanteos, para ver el grado de receptividad de Vox a algún tipo de acuerdo preelectoral con el PP. No lo hubo. Ahora de momento ni eso. 

En el partido verde, además, están convencidos de que si finalmente prospera la alianza entre el PP y Ciudadanos, ellos se verán beneficiados en las urnas. De momento Albert Rivera, el tercer actor en escena, no piensa destapar sus cartas hasta que no haya una convocatoria electoral, si es que la hay. Aunque oficiosamente limitan un posible acuerdo con los populares al Senado y, si acaso, a las listas al Congreso por el País Vasco. Aunque el líder del PP vasco, Alfonso Alonso, no está muy por la labor.

 

Comenta esta noticia
Update CMP