El PP despeja el futuro inmediato de Eusebio Monzó y María José Catalá

Monzó, en el Ayuntamiento de Valencia; Catalá, en les Corts. El PP ha tomado una decisión, pero queda la definitiva que no se despejará hasta la confección de las listas.

Monzó era, hasta hace cuatro días, el único concejal no imputado por el presunto pitufeo del caso Taula. Por eso era el portavoz del grupo, en el que se integró como fichaje de Rita Barberá tras haber tenido que dejar la Generalitat por una imputación que luego quedó en nada. Pero él ya se había quedado sin cargo, y su familia con el sufrimiento.

Ahora la nueva imputación también está vinculada a su etapa autonómica, en la que, por razón de su cargo, formó parte del consejo de administración de Aerocas, la empresa que gestionaba el aeropuerto de Castellón. Un asunto sobre el patrocinio a un equipo motociclista que muy poco o nada sabían los miembros de dicho consejo que, por otro parte, no percibían retribución alguna. Ni billetes de avión más baratos por la sencilla razón de que el aeródromo del "Abuelo" (Carlos Fabra, ex presidente de la diputación) no tiene vuelos. 

La justicia ha querido que un asunto con trienios se dirima a cuatro meses de la elecciones y en pleno proceso de confección de listas. Monzó está llamado a declarar el 14 de marzo, con tiempo suficiente para que su nombre entre en la lista que confeccionarán para Valencia María José Catalá e Isabel Bonig. Ambas le agradecieron públicamente su labor durante la proclamación de candidatos a la que acudió Pablo Casado hace dos domingos, pero también han expresado ahora su apoyo.

De hecho, y a pesar de algunos comentarios en el seno de los populares, Monzó seguirá como portavoz en el ayuntamiento hasta final de mandato, a no ser que el tándem Bonig/Catalá cambie de opinión ante una decisión judicial que se considera muy injusta.

Todo ello no quita que la nueva imputación a un cargo popular haya sembrado de dudas a la cúpula del PPCV, tal como adelantó ESdiarioCV. La línea fijada por el ex presidente de la Generalitat Alberto  Fabra y avalada por el equipo de Bonig es que un imputado no debe seguir en cargo público. De hecho los populares atizan ahora con fuerza al PSPV y Compromís por apoyar al alcaldes imputados como en  Ontinyent, Paterna, La Font de la Figuera o Moncada.

 

Decidida la continuidad de Monzó hasta final de legislatura, otra incógnita ha quedado despejada en parte. En sector del PPCV se abrió la puerta a que María José Catalá, una vez proclamada alcaldable del PP, dejara el escaño para dedicarse ciento por ciento a la campaña electoral.  La ex consellera seguirá en el Parlamento autonómico hasta que se disuelva la Cámara tras la convocatoria oficial de las elecciones. La afectada mantiene que es compatible su trabajo de puerta a puerta  con el de las Cortes que, incluso estima que le aporta un plus de notoriedad y, por lo tanto, mediático. 

Lo que no queda claro es si Catalá también irá en las listas autonómica para el próximo periodo de sesiones. En su entorno, al menos hasta ayer, se daba por seguro que sí, a pesar de que los sondeos vaticinan que el número de diputados que obtendrá el PP el 26 mayo será menor que el de hace cuatro años.

En los próximo días se designarán los equipos de campaña electoral de la candidata a la Generalitat, Isabel Bonig, y de Catalá. E indirectamente se sabrá si el presidente de la gestora del PP en la ciudad de Valencia, Luis Santamaría, deja el cargo.

Comenta esta noticia
Update CMP