17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias se lleva un chasco monumental en su intento de asediar la sede del PP

Cacerolada frente a la sede del PP.

Cacerolada frente a la sede del PP.

La convocatoria, agitada en las redes sociales por las plataformas afines a Podemos e IU, apenas ha reunido a tres centenares de personas. Y entre ellos había afectados de Fórum y Afinsa.

Cada vez parece más claro que el único objetivo político de Pablo Iglesias en este periodo de sesiones pasa por dinamitar la calle y convertir al PP en el enemigo público número uno de los suyos. Este martes, el líder del partido morado endureció el tono contra los populares y colgó un vídeo en las redes sociales para calentar la cacerolada convocada horas después frente a la sede nacional del partido de Mariano Rajoy en la madrileña calle Génova. Una convocatoria saldada en un sonoro fracaso.

En el vídeo, Iglesias da un paso más y asegura que no basta con "dimisiones" de aquellos cargos vinculados a casos de corrupción si no que Podemos debe "echarlos".

Después de este mensaje de su líder, Ahora Podemos hacía suya a través de Twitter la convocatoria para asediar la sede del PP, como ya ocurrió el 13 de marzo de 2004, en la jornada de reflexión de los comicios generales del 15-M.

Sin embargo, apenas se concentraron tres centenares de personas -la mayoría de avanzada edad- con cacerolas y silbatos.  Y se mezclaron además con decenas de afectados por el fraude de Forum Filatélico y Afinsa, sucedido durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y que se concentran de forma habitual frente a la sede del PP.

Entre los congregados se encontraba la concejal madrileña de Ahora Madrid Montserrat Galcerán, el diputado de En Marea en el Congreso, Antón Gómez Reino, o el diputado autonómico de Podemos Hugo Martínez Abarca.

Otros de los asistentes profirieron gritos de "ladrones" y de "fuera, fuera". Y los otros lemas como "tu sobre, mi recorte", "tu botín, mi crisis", "este partido es una banda" o "Rajoy dimisión". Pese a las protestas, no se cortó el tráfico en la calle Génova.

La concentración ilegal, ya que no fue comunicada a la Delegación del Gobierno como es preceptivo para este tipo de actos, fue agitada este lunes y martes a través de las redes sociales de colectivos de extrema izquierda como Anticapitalistas, Izquierda Castellana o Instituto 25M, pero también en las cuentas oficiales de Ahora Podemos, Izquierda Unida y Ganemos Madrid.

Finalmente, para evitar incidentes, varias dotaciones de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional protegieron la sede del PP y varias vallas impidieron el acceso a la misma de los manifestantes.

La sanción administrativa por acudir a este tipo de concentraciones no autorizadas, siempre y cuando superen los 20 participantes, suele ser de unos 600 euros. Según han indicado fuentes de la Delegación del Gobierno, en este caso, como en los similares, los agentes procederán a la filiación de los manifestantes, que pasarán la respectiva propuesta a la Delegación.

Comenta esta noticia
Update CMP