17 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Abascal y su idea sobre la inmigración: "Cada uno abre su casa a quien quiere"

El líder de Vox asegura que son "una alternativa política" al margen del PP y no ve contradicción en querer dinamitar el estado autonómico y presentarse a unas elecciones autonómicas.

La recta final de la campaña de las elecciones andaluzas está sirviendo para dejar en evidencia el afán del PP y Vox por distanciarse ante el electorado, sin perjuicio de un entendimiento posterior. Pero en la refriega se están registrando algunos golpes directos.  Por ejemplo,  las acusaciones de presunta financiación ilegal proferidas por el dirigente popular Javier Maroto, a las que el líder de Vox, Santiago Abascal, ha vuelto a responder este martes con contundencia: “Es una cobardía. Que lo defienda ante un tribunal si se lo cree de verdad”.

 

En una entrevista en ‘Herrera en Cope’, Abascal ha negado que su formación reciba financiación de partidos de extrema derecha europeos, como el partido flamenco que apoya a Puigdemont, según sugirió Maroto. “Nos financiación nuestros 16.000 afiliados. La campaña andaluza nos cuesta 150.000 euros que hemos captado a través de fondos de internet. Y también contamos con alguna donación, dentro de lo que permite la ley”, ha explicado el presidente de Vox.

Por lo demás, ha defendido que su partido no es un apéndice del PP con un mensaje claro: "No hemos venido a transformar el PP sino a ofrecer otra alternativa política. "Vox es un partido para la España de hoy. El PP sabrá lo que tiene que hacer, Vox está al margen de eso".

Ha asegurado que el secreto de su auge está en decir “lo que muchos dicen en la sobremesa de su casa o en el WhatsApp con sus amigos" y no ve contradicción en presentarse a unas elecciones autonómicas cuando propugna justamente desmontar el estado autonómico: “Nos presentamos porque pretendemos terminar con ese modelo a través de las instituciones democráticas".

Convencido de que darán la sorpresa el próximo 2 de diciembre, Santiago Abascal también ha remarcado la parte de su discurso más controvertida: el rechazo a la inmigración. “Igual que cada uno invita a su casa a quien quiere, nosotros también queremos tener el derecho a abrir las puertas de nuestro país a quien queramos”, aseveró, distinguiendo la afinidad cultural "con nuestros compatriotas hispanoamericanos" frente a las dificultades de integración de los inmigrantes de procedencia árabe.

 

Comenta esta noticia
Update CMP