El incendio que obligó a desalojar Pinet está a las puertas de Gandía

Dos frentes siguen activo en el incendio de Llutxent que ha obligado a evacuar en la tarde de ayer a los vecinos del municipio de Pinet y que se encuentra en las inmediaciones de Gandía.

El fuego sigue sin control y amenaza la inmediaciones de Gandía. Los bomberos continúan trabajando en el incendio forestal de Llutxent (Valencia), que sigue activo con dos frentes: la zona norte, con lugares más escarpados que "dificultan" el trabajo; y el sur, que "preocupa" por la evolución del fuego hacia las granjas. Además, las llamas han obligado a evacuar "de forma preventiva" a 120 personas del municipio de Pinet que serán trasladas al polideportivo de Llutxent.

Los medios aéreos están luchando contra el "fuerte viento" en los dos frentes del incendio. "Estamos trabajando en unas condiciones muy complejas y complicadas para que puedan llegar los medios terrestres, porque estamos hablando de situaciones abruptas y con desniveles dentro del 30 y 40 por ciento", ha lamentado el director general de Emergencia, José María Ángel.

En la zona, han trabajado en las labores de extinción este martes 600 efectivos terrestres y 25 aéreos, del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia, de Bomberos Forestales de la Generalitat, de la Unidad Militar de Emergencias (UME), de Divalterra y de la Agrupació Contra Incendis Forestals (ACIF); además de bomberos de "comunidades hermanas", como Castilla la Mancha, Murcia y Aragón, a las que Ángel ha agradecido el traslado de medios.

Los medios aéreos han vuelto esta mañana a trabaja. Se espera un cambio en la temperatura  que suponga una evolución a un tiempo "mucho más benigno", con un descenso en la velocidad del viento. "Ahí es cuando seguiremos trabajando con el fin de acabar de perimetrar el incendio", ha destacado.

El director de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias ha señalado que, cuando los medios aéreos abandonen el lugar, realizarán una distribución de operativos en función de los lugares en los que sea "más importante" atender por la evolución del viento.

La gran preocupación es que las llamas se dirigen hacia la capital de La Safor, Gandia. De hecho el fuego era muy visible desde varios puntos de la ciudad.

Por su parte, el Presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia, Josep Bort, ha apuntado que uno de los puntos "prioritarios" del incendio es el flanco norte, por lo que los bomberos han centrado su trabajo en que el fuego no avance hacia la localidad valenciana de Barx.

Bort, que ha realizado una inspección ocular de la zona sur, ha explicado que este frente "preocupa" por su evolución hacia las granjas y zonas pobladas. En este sentido, Ángel ha indicado que la "lengua del fuego" ha descendido hasta 500 metros, y allí se han "anclado" efectivos de bomberos.

En cuanto a la zona norte está en lugares más escarpados, lo que "dificulta" el trabajo. "Estamos realizando un trabajo aéreo durante un par de horas con trabajo de anclaje en determinadas zonas, para intentar que no pase a los caminos que tenemos de acceso, y poder trabajar bien esta noche y continuar mañana por la mañana", ha apuntado.

El diputado autonómico y miembro de la dirección nacional del PP, Vicente Betoret, presente en durante el día de ayer en el puesto de mando avanzado, apuntó que el fuego está " descontrolado". Betoret indicó que cabe analizar el trabajo que se está realizando y si erna necesarios más medios para combatir las llamas. "Es evidente que la situación se ha ido de las manos", concluyó.

Un rayo, orígen del incendio y los desolojados no vuelven a casa

El incendio, declarado este lunes, afecta a más de 1.500 hectáreas, aunque no todas son de masa forestal ya que también se incluyen campos agrícolas sin uso y arbustos. Su extinción está siendo complicada debido a la dificultad de acceso.

El equipo de agentes medioambientales que trabaja en la investigación de las causas del incendio ha constatado gráficamente que el origen del fuego fue la caída de un rayo sobre un árbol en la madrugada del lunes, según ha informado la Conselleria de Medio Ambiente en su cuenta de Twitter.

El fuego obligó a desalojar a última hora de la noche de este lunes a unas 2.500 personas de la zona de La Drova y las urbanizaciones de Montesol y Montepino, que continuarán fuera de sus casas este martes porque el incendio continúa estando vivo.

Asimismo, a las 20 horas de este martes se ha decidido evacuar "de forma preventiva" a 120 personas de la población del municipio de Pinet, cercano a la zona afectada por las llamas, que serán trasladados hasta el polideportivo de Llutxent.El incendio declarado este lunes en la localidad valenciana de Llutxent ha obligado a desalojar "de forma preventiva" a la población del municipio de Pinet, cercano a la zona afectada por las llamas, según ha informado Emergencias en su cuenta de Twitter.

De hecho, sobre las 19.00 horas de este martes Emergencias de la Generalitat Valenciana había recomendado el confinamiento de la población de esta localidad, especialmente a las personas con problemas respiratorias, por el cambio de dirección del humo del fuego.

El fuego ya obligó este lunes a desalojar a última hora de la noche a unas 2.500 personas de la zona de La Drova y las urbanizaciones de Montesol y Montepino, que continuarán fuera de sus casas este martes porque el incendio continúa estando activo.

El incendio, declarado este lunes, afecta a más de 1.500 hectáreas, aunque no todas son de masa forestal ya que también se incluyen campos agrícolas sin uso y arbustos. Su extinción está siendo complicada debido a la dificultad de acceso.

Hasta allí se han desplazado 600 efectivos terrestres y 25 aéreos, del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia, de Bomberos Forestales de la Generalitat, de la Unidad Militar de Emergencias (UME), de Divalterra y de la Agrupació Contra Incendis Forestals (ACIF); además de bomberos de comunidades como Castilla la Mancha, Murcia y Aragón.

Comenta esta noticia
Update CMP