23 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Así es la enigmática nueva vida de Cifuentes tras ser masacrada por su máster

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid renunció a su trabajo en la Universidad Complutense y apunta al sector privado pero se resiste a dejar la capital y separarse de su familia.

 “Comienza una nueva etapa, con nuevos proyectos y nuevas ilusiones”, escribía Cristina Cifuentes en su activa cuenta de Twitter el pasado 17 de septiembre. Y parece que la nueva vida de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid toma una renovada intensidad tras el aquelarre público en que se convirtió su dimisión el 25 de abril, por su máster -que ha quedado finalmente en un caso de falsedad documental- y por la filtración final de un vídeo por el supuesto robo de unas cremas en un hipermercado. Pero pocos detalles han trascendido de ese porvenir que le espera.

 

Tras ampliar su renuncia a la plaza de funcionaria a en la gerencia de la Universidad Complutense por un plazo de dos años más, sí se ha sabido que profesionalmente se le he abierto una gran oportunidad de trabajo en una empresa con su sede social en París. De hecho ha acelerado la preparación para esta nueva ocupación perfeccionando los idiomas. Pero según informa el suplemento LOC de El Mundo, este nuevo destino profesional no le supondrá un cambio de domicilio.

El propósito de Cifuentes es trabajar desde Madrid, permaneciendo cerca de sus hijos Cristina y Javier y de su marido, el arquitecto y empresario Francisco Javier Aguilar. Muchos rumores han circulado siempre sobre la estabilidad de la pareja. Y el hecho de que Aguilar siempre haya estado en un discretísimo segundo plano, con muy pocas apariciones juntos, ha disparado aún más las especulaciones.

Pero tras el duro trance por el que ha pasado Cifuentes ha quedado en evidencia que el vínculo familiar es fuerte. Hasta el punto de no querer ‘huir’ de la capital, como sería lo imaginable, y mantener su vida y su trabajo aquí, con la casa familiar del barrio de Argüelles como epicentro.

Al día

Pero si los enigmas rondan en la nueva vida de la expresidenta, ninguna duda queda de que sigue muy de cerca el día a día social y político, como queda de manifiesto en su actividad en las redes sociales, de la que siempre ha sido una gran usuaria.

Los otros escándalos académicos que han azotado al Gobierno de Sánchez, su asistencia a estrenos de teatro y cine o la nostalgia que aún siente por su anterior vida política, como se vio en el tuit que publicó el 12 de octubre, recordando el día en que recibió el honor de ese la madrina de la bandera; son muestras de ese seguimiento puntual.

 

 

Precisamente su retorno a la vida política también resulta nebulosa. El PP la ha dejado a un lado y solo mantiene contacto con dos antiguos compañeros: su responsable de Comunicación, Marisa González, y el consejero de Cultura, Jaime de los Santos, amigos personales ambos. Pero nunca se sabe qué puede deparar el futuro. Igual que nunca se sabrá qué papel hubiera llegado a jugar en el PP tras la dimisión de Rajoy.

Comenta esta noticia
Update CMP