22 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP culpa a Colau de haber convertido Barcelona en una ciudad sin ley

La permisividad municipal está en la raíz del problema de delincuencia y de incremento de la inseguridad en la Ciudad Condal, según el líder de los populares catalanes, Alejandro Fernández.



La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es la responsable de haber generado un "efecto llamada" para "las personas que tienen como vocación la delincuencia" con las políticas promovidas en sus primeros cuatro años de gobierno municipal. Así lo ha denunciado públicamente el líder del PP de Cataluña., Alejandro Fernández.

"La sensación de que estamos, como se diría en el lejano Oeste, en una ciudad sin ley, acaba generando un efecto llamada a todas las personas que tienen como vocación la delincuencia o el constante incumplimiento de las normativas", ha sostenido el líder de los populares catalanes


La "permisividad" que según Fernández ha mantenido del Ayuntamiento respecto a colectivos como los okupas y los manteros han provocado que Barcelona sea vista como una ciudad donde "no se persigue a quien incumple la ley". Y eso, a su entender, ha animado a los delincuentes a instalarse en la metrópolis.

 

El dirigente del PPC ha asegurado que el incremento de la percepción de inseguridad entre quienes se hallan en Barcelona es "responsabilidad exclusiva" de Colau, aunque ha reconocido que, tras su reelección, la alcaldesa ha empezado a corregir parte de "sus actitudes negligentes, por ejemplo, en relación a los manteros", pero critica que "llega tarde".

"Colau ha hecho de bombero-pirómano. Primero se ha dedicado durante cuatro años a esa pedagogía contraria a la seguridad ciudadana y ahora, que ha visto que el tema se le iba de las manos, ha fichado a una persona razonable, que tiene experiencia en este ámbito", ha opinado. El líder de los populares catalanes se refiere al nombramiento de Albert Batlle, exdirector de los Mossos d'Esquadra, como responsable de la seguridad en la capital catalana.

"Es una persona que tiene experiencia y que es razonable cuando habla de seguridad ciudadana, pero ahora mismo no tiene la capacidad para revertir la situación", ha lamentado.

Un Consistorio superado por la situación

Este diagnóstico -que el equipo municipal está "absolutamente desbordado"- es lo que, según Fernández, ha empujado a los populares a reclamar que se destinen refuerzos de la Policía Nacional y la Guardia Civil a Barcelona. "Se puede coordinar perfectamente desde la Junta de Seguridad Local que preside la alcaldesa", ha apostillado.

El pasado jueves, el PP presentó una iniciativa parlamentaria en el Congreso en la que pedía un refuerzo con policías y guardias civiles en Barcelona por "la crisis de seguridad" que, según él, está generando "alarma social" y que, además, está "coartando" las potencialidades de Barcelona en ámbitos como el turismo o las inversiones extranjeras.

 

Comenta esta noticia
Update CMP