25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Colau envía a Pisarello a Europa con un sueldo de más de 8.000 euros

Colau y Pisarello.

Colau y Pisarello.

El polémico teniente de alcalde de Barcelona será el candidato de los comuns a las elecciones europeas. Se va sin haber sido capaz de pactar los presupuestos con la oposición ningún año.

Gerardo Pisarello hace las maletas y emprende su aventura europea. O al menos eso pretende. El hasta ahora polémico teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona será el candidato de los comuns a las elecciones europeas. Junto con el ya eurodiputado Ernest Urtasun

Urtasun ha ganado las primarias organizadas por Catalunya en Comú. A Pisarello no le ha hecho falta, puesto que era el único que se había presentado a las primarias de Barcelona en Comú.

 

Con este movimiento, Ada Colau se desprende de la figura más controvertida de su equipo de gobierno. Aunque oficialmente se marcha porque Barcelona en Comú quiere "llevar a Europa una agenda propia de las ciudades para luchar contra la especulación y los grandes oligopolios, por la feminización de la política, por la apuesta por la democracia real o el desarrollo de mecanismos para combatir el cambio climático".

En el plano económico, su competencia directa, se va sin haber sido capaz de pactar unos solos presupuestos con la oposición. Los primeros de Colau fueron prorrogados y los segundos y terceros salieron adelante a regañadientes, sometiéndose la alcaldesa de Barcelona a sendas cuestiones de confianza.

Pisarello es, también, el concejal más próximo al independentismo. Y durante esta legislatura ha tenido sonados enfrentamientos con la portavoz de Ciudadanos, Carina Mejías.  

 

Si logra un acta de eurodiputado tendrá un sueldo base cercano a los 8.000 euros brutos y dietas diarias para transporte, alojamiento y manutención. Aunque, según el Código Ético de Barcelona en Comú, supuestamente sus cargos públicos no cobran más de 2.200 euros al mes en 14 pagas y el resto lo donan.

Pero sus miembros saben cómo esquivarlo cuando les conviene: el pasado agosto Pisarello se las ingenió para que el Ayuntamiento le pagara un mes de vacaciones entre Argentina y Uruguay con la familia. Lo que hizo fue programar algunos actos en ambos países para tener coartada. Lo llamó "viaje institucional", pero 14 de los días no tuvo agenda.  

Comenta esta noticia
Update CMP