Los políticos valencianos que están más “de moda”

Desde que se fue Carmen Montón la política valenciana había perdido el glamour que le hizo estar “de moda”. Pero ya todo ha cambiado.

En los primeros años del Consell del Botànic el duelo en cuanto a elegancia y glamour lo sostuvieron las estilosas conselleras Carmen Montón y Gabriela Bravo, con Mónica Oltra en transición desde sus famosas camisetas a looks más institucionales pero no tan a la moda como el de sus compañeras socialistas.

De los hombres, siempre más grises que las mujeres, poco se puede decir, salvo de la afición al cuello Mao del conseller Marzà. Pero estábamos hablando de elegancia.

Ida Montón -de la Generalitat y del Gobierno- y con Bravo como mascarón de proa del Consell de Ximo Puig, otros políticos valencianos, en este caso en la oposición, han hecho intentos en las últimas semanas e incluso días por encaramarse a las más altas cotas del estilo y ponerse “de moda”.

Citemos sólo cuatro ejemplos: los de las diputadas Mari Carmen Sánchez (Ciudadanos) y Mireia Mollà (Compromís), que por un día cambiaron sus respectivos naranjas corporativos por un mismo estampado floreado, que ya es coincidencia. ¿Evolución botánica?

Este mismo fin de semana el diputado No Adscrito Alexis Marí, estrenaba indumentaria motera a lo Valentino Rossi para ir a la TV3. Con franjas amarillas atrevido como detalle. Complementaba su atuendo malote con unas gafas redondas de acusada personalidad. ¿Adscrito a Maestros de la Costura?

Y ya empezada la actual semana la síndica popular Isabel Bonig se nos destapaba con un llamativo vestido estilo Ágatha Ruiz de la Prada, coronado por un corazón que recordaba vagamente al añejo programa televisivo “Lo que necesitas es amor”, que deslumbró a Javier Maroto. ¿Estrategia negociadora?

 

Comenta esta noticia