17 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ussía fulmina a Rufián, Colau e Iglesias con los presos políticos de Venezuela

Pablo Iglesias y Gabriel Rufián, en la tele de Podemos.

Pablo Iglesias y Gabriel Rufián, en la tele de Podemos.

Tras el encarcelamiento de los golpistas en Cataluña, la extrema izquierda española ha salido a la palestra para pedir la liberación de los detenidos. El columnista les "sacude" sin piedad.

Muy claramente se ha expresado Alfonso Ussía en su columna de este sábado en La Razón que titula La izquierda, al fin y que da cuenta y analiza las protestas de la "extrema izquierda" a las decisiones de la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, de llevar a la cárcel al exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y los exconsellers del Govern.

Comienza su escrito con mucha ironía: "la extrema izquierda española, al fin, se ha levantado contra el régimen comunista de Maduro. En Barcelona, una nutrida manifestación vespertina exigió la libertad de los presos políticos. Lo mismo hizo la alcaldesa Colau, de Podemos, y asimismo Iglesias, Echenique y Montero. Iglesias se avergonzó de una nación que encarcela a los disidentes. Ya era hora. Por fin se han apercibido de la brutalidad..."

Pero especialmente duro ha sido con el diputado de ERC, Gabriel Rufián, al que comienza dedicándole estas palabras, también con mucha carga de irónica: "el diputado separatista catalán Gabriel Rufián se unió a la demanda y se presentó en los alrededores de la Audiencia Nacional de Madrid, probablemente para presentar un oficio contra los regímenes que encarcelan a sus ciudadanos por motivos políticos. Creo sinceramente en su buena voluntad, pero se equivocó de lugar. Entiendo que sus obligaciones parlamentarias, agobiantes y mal retribuidas -sólo percibe del Congreso de los Diputados 95.000 euros anuales, dietas y viajes aparte-, le impidieran volar a Caracas y exigir a las puertas del Palacio de Miraflores la inmediata liberación de los presos políticos". 

"Menos mal que no lo hizo, porque de llevar a cabo sus planes, la Guardia Nacional Bolivariana le hubiera puesto la cara como una empanada de berberechos. Pero el gesto merece el aplauso, porque Rufián, como Tardá, hasta pocas semanas atrás, era partidario de Maduro y celebraba, con Pablo Iglesias, el ingreso en prisión de los disidentes. Incluso, no expresó, como tampoco lo hicieron los de Podemos, palabra alguna de condolencia cuando 179 pacíficos manifestantes fueron asesinados en las calles de las ciudades venezolanas", explica Ussía.

Y termina con humor político: "Al fin, por fin, finalmente, la izquierda radical española entre los que se incluyen muchos separatistas catalanes, han decidido romper su silencio cómplice y manifestarse a favor de los encarcelados en Venezuela por sus ideas, pensamientos y opiniones".

Comenta esta noticia
Update CMP