24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La rebelión de alcaldes amenaza con llevarse por delante a Abel Caballero

Abel Caballero está en una situación complicada en la FEMP.

Abel Caballero está en una situación complicada en la FEMP.

El presidente de la FEMP ha convocado una reunión el lunes que será tensa, con peticiones de dimisión. Él afirma que hizo su parte y deja entrever que la culpa es del Gobierno.

La derrota parlamentaria sufrida por el Gobierno este jueves, o la "victoria del municipalismo" según los que se la infringieron, ha dejado abrasado al presidente de la FEMP, Abel Caballero, señalado por el Ejecutivo como el culpable de este lío. 

El alcalde de Vigo, el hombre de los diez millones de luces led por Navidad, ha convocado el lunes de urgencia a la Junta de Portavoces de la Federación Española de Municipios y Provincias para buscar solución a un entuerto que él mismo ha creado. 

Porque fue él quien, ejerciendo su voto de calidad como presidente y con el único apoyo del PSOE, el pasado 3 de agosto permitió aprobar contra viento y marea en la FEMP el polémico decreto, que ha tenido enfrente a alcaldes de todo signo por ser "confiscatorio": José Luis Martínez Almeida (Madrid), Ada Colau (Barcelona), José Manuel González "Kichi" (Cádiz), Luis Salvador (Granada)... 

La reunión del lunes se prevé dura para Caballero, porque el portavoz del PP en la FEMP y líder de esta rebelión de alcaldes, el zaragozano Jorge Azcón, ya ha pedido públicamente su dimisión. El alcalde de Vigo fue reelegido presidente hace un año y hasta 2023, pero vistos los acontecimientos todo puede pasar.

En la misma participarán también la socialista Milagros Tolón, alcaldesa de Toledo y que el 4 de agosto posaba así de orgullosa en las escalinatas de La Moncloa en la rúbrica del acuerdo entre el Gobierno y la FEMP que ahora ha saltado por los aires: 

La alcaldesa de Toledo (a la derecha) y el de Vigo (segundo por la izquierda) en La Moncloa. 

 

Y además participarán también el alcalde de Rivas-Vaciamadrid y portavoz de la confluencia Izquierda Unida-Podemos-Comuns, Pedro del Cura, y el de Granada y portavoz de Ciudadanos, Luis Salvador.

De momento Caballero ya ha dado muestras de que su nivel de autocrítica es cero. Este viernes fue entrevistado en varios medios de comunicación y su mensaje fue que él hizo su trabajo sacando adelante la votación en la FEMP. Ergo, la que no hizo su parte, según Caballero, fue la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que no logró concitar apoyos en el Congreso. 

Solo uno: el del diputado de Teruel Existe, el único que votó a favor de la convalidación del decreto al margen del PSOE y de Unidas Podemos. Y porque según él le engañaron haciéndole creer que había un acuerdo con la oposición que luego resultó no ser tal.

Comenta esta noticia