26 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Fernando Simón indigna a los sanitarios al quitar importancia a 44.000 contagios

Fernando Simón, en una de sus recientes intervenciones

Fernando Simón, en una de sus recientes intervenciones

El portavoz del Gobierno infravalora el récord mundial de profesionales sanitarios enfermos y lo minusvalora pese a que al Gobierno se le acumulan las denuncias.

43.956 médicos y enfermeros de España han enfermado por coronavirus tras batirse con la enfermedad "a pecho descubierto", en muchas ocasiones, por la falta de material sanitario básico para protegerse. Su calvario resume como pocas cosas la virulencia en España de un drama que se ha cobrado ya 25.613 vidas, 185 en una última jornada de recuento que ha experimentado un repunte.

Para Fernando Simón, que siempre habla con la misma pausa y tranquilidad aunque sea para lanzar mensajes que contradicen los suyos propios de días previos, para anunciar que solo "habrá casos aislados" o para defender un aislamiento radical de 46 millones de personas; ese fenómeno no es tan importante, sin embargo.

Aunque las quejas de las asociaciones médicas se repiten a diario, las denuncias por haber puesto en riesgo sus vidas son constantes y las acciones judiciales se empiezan a acumular; oyendo a Simón los médicos y enfermeros no están tan mal.

 

Su intervención diaria ha sido un canto a la  minusvaloración de una tragedia que sorprende a todo el mundo y simboliza la indefensión general de la población cuando se produjo el gran contagio y, el propio Simón, quitaba importancia al riesgo ya advertido por la OMS.

"Entre otras cosas porque los profesionales sanitarios si no están enfermos en principio no tenían una indicación directa de prueba pero sí que es verdad que a medida que queremos mantener nuestros hospitales más seguros y sabiendo que los sitios donde hay enfermos que pueden transmitir son fundamentalmente los centros sanitarios, en las diferentes comunidades se van haciendo estudios", dijo, sin una referencia a las protestas desesperadas por su desprotección.

"Menos grave"

Y para que no quedara duda de la importancia que le daba, sentenció: "(Los datos) nos indican que pese a haber estado afectados, la gran mayoría están reincorporados y sabemos también que su enfermedad ha sido menos grave que el de la población general".

La misma confusión le puso al galimatías montado a la Educación, después de que el curso se haya suspendido en la práctica y de que la ministra Celáa anunciara ayer que, incluso en septiembre, la vuelta a las aulas con normalidad no está garantizada y lo mismo tendrá que hacer con mitad de aforo en cada clase. "Me parece bien, siempre y cuando las aulas sean de treinta y vayan quince", recalcó. Entre unos y otros, nadie sabe bien qué pasará ni cuándo.

Comenta esta noticia