16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Mar Yuste

    Mar de Amores

    Es más divertido contar la vida de los demás, que la propia. Las venturas y desventuras y, sobre todo, los secretos de nuestros famosos patrios. ¿Qué intentan ocultar? La periodista Mar Yuste nos desvela ese punto de vista “mortal” de nuestras celebrities. Cómo no, tocando esa vena maruja que todos llevamos dentro.

Ortega Cano prepara la peor pulla para Rocío Carrasco en forma de "boda y bebé"

Ortega Cano no perdona a Rocío

Ortega Cano no perdona a Rocío

El torero lo tiene claro: se siente vivo. Por eso habla de tener otro hijo e incluso de casarse este mismo verano. Pero en esta confesión no se olvida de señalar con el dedo a quien debe.

José Ortega Cano es otro. Después de los malos momentos vividos y de la tensión que supone para su familia los continuos problemas a los que se enfrentan a cuenta de José Fernando, el eterno viudo de Rocío Jurado sabe cómo quiere vivir.

Casi olvidado ya su paso por la cárcel por la muerte de Carlos Parra. Ortega Cano está pensando ya en lo que quiere hacer en un futuro no muy lejano. Y en él incluye, cómo no, a Ana María Aldón, la que ha sido su compañera los últimos años y la que le ha apoyado, y esperado, en los momentos más duros.

José habla de una boda que quiere que se celebre este verano y que se ha dilatado ya mucho en el tiempo. Se hablo de ella, pero Ortega Cano y Aldón han tenido que posponer sus planes en numerosas ocasiones.

Pero, además, está lanzado. Cómo se nota que no ha perdido la costumbre de ponerse frente al toro y José no tiene miedo a tener un cuarto hijo; el segundo junto a Ana María, con el que ya tiene a José María.

Lindezas a Rocío y a Fidel

A pesar de los buenos sentimientos y de la alegría que parece desprender ahora Ortega Cano, lo cierto es que José guarda cierto rencor para con la que fuera su “hijastra.” Algunos dicen que no es para menos y, aunque discreto, José no ha querido perder la oportunidad de dar un par de estocazos a Fidel y a Carrasco.

Al padre de Gloria Camila le duele que el museo que se iba a dedicar a Rocío en Chipiona no esté abierto todavía y que Carrasco no acabe de autorizar su apertura. Siempre queda algo pendiente y nunca hay fecha definitiva.

Y a todo ello ha sumado el resquemor que siente hacia Rocío y Fidel, por mucho que intente disimularlo. A ellos culpa de la ruptura en el seno de los Mohedano. “Los que han cortado y los que han tirado por la calle de en medio han sido quienes han sido,” explica José.

Eso sí, ha querido aclarar que esa ruptura ha sido más marcada para con su tía y con sus propios hijos, que siguen junto a Antonio David… Ay si Rocío Jurado levantase la cabeza…

Comenta esta noticia
Update CMP