18 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un líder empresarial catalán pide nombrar superministro a un 'Amancio Ortega'

Marc Puig y Amancio Ortega

Marc Puig y Amancio Ortega

La división de las competencias en materia económica del enorme Gobierno de Sánchez se presenta como uno de los escollos a superar para la recuperación tras la pandemia, según el empresario.

Pedro Sánchez llegó a la Moncloa de la mano de Podemos y para contentar a todos sus socios creo una estructura del Gobierno mastodóntica y con las competencias económicas repartidas en varios ministerios con signos de distinto color, lo que ha generado no pocos cismas en el seno del Consejo de Ministros.

Por ello, el presidente de la empresa Puig y del Instituto de la Empresa Familiar, Marc Puig, ha realizado una petición al Gobierno, siguiendo la senda de otros países: nombrar a un "superministro" que aglutine las competencias y lidere la recuperación.

Y es que, para conseguir el apoyo de los morados, Sánchez fraccionó hasta el extremo las competencias económicas de su Gobierno. Separó Trabajo de Seguridad Social, además de la ya existente división entre Economía y Hacienda, dando además, poderes para una transformación fiscal a la ministra Teresa Ribera, amparándose en la transición ecológica, sin olvidar el papel trasversal y omnipresente de Pablo Iglesias. Un sinfín de voces discrepantes que impiden tomar decisiones rápidas y efectivas sin crear polémicas a cada paso que da el Gobierno.

 Por ello, Puig ha explicado que "una opción que ha funcionado es nombrar una ministro con poderes que se rodee del tejido empresarial para diseñar un plan de salida de la crisis que se nutra de las conclusiones de la comisión parlamentaria para la recuperación del Congreso y que se coordine también con los agentes sociales".

Y es que, el empresario está convencido de que recentralizar los poderes económico en torno a un solo ministro sería mucho más eficaz para evitar las contradicciones habituales en las que incurre a menudo el Gobierno de Pedro Sánchez.

No más impuestos

Además, el empresario también tiene claro que la temida subida fiscal que prepara el Gobierno de coalición no es la receta correcta para salir de la crisis, por lo que aboga por "ser prudentes y no subir impuestos para no poner en riesgo la competitividad empresarial", de manera que los empresarios puedan competir en igual de condiciones a nivel internacional.

Aún así, es consciente de que el Gobierno necesita recaudar más dinero para poder llevar a cabo su ingente programa de gasto, por lo que ha puesto en acento en la necesidad de acabar con "la economía sumergida", a través de un plan que que reduzca el uso del "papel moneda y notaremos las consecuencias".

Comenta esta noticia
Update CMP