08 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias se borra del debate de Venezuela y envía a otro a que el PP lo machaque

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, este martes en la tribuna del Congreso.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, este martes en la tribuna del Congreso.

Extrañamente este martes el líder de Podemos no tenía ganas de protagonismo en el Congreso, como es costumbre en él. En su lugar se ha llevado el rapapolvo Pablo Bustinduy.

El debate que más incomoda a los dirigentes de Podemos, el de la grave situación que atraviesa Venezuela en las últimas semanas, provocó este martes un efecto colateral en el grupo parlamentario de Unidos Podemos: por primera vez en la legislatura se rompió la unidad de voto entre los diputados de Izquierda Unida y los de la formación morada a la hora de refrendar -lo harán este próximo jueves- una proposición no de ley del PP sobre la crisis institucional que sacude al país latinoamericano.

En su intervención en defensa de la iniciativa, el diputado popular Fernando Martínez-Maillo, arremetió directamente contra los diputados de Podemos por su complicidad con la dictadura de Maduro. "Rompan las ataduras, suelten la mano que les da de comer", enfatizó, al denunciar la "falta de democracia y libertad". "Allí la gente muere en las calles, son asesinados o silenciados con gases lacrimógenos", espetó. Y Maillo advirtió a Pablo Iglesias: "A pesar de que a ustedes no les guste que hablemos de Venezuela, nosotros seguiremos trayendo aquí a Venezuela".

Con el padre de Leopoldo López y la esposa de Henrique Capriles en la tribuna de invitados, el responsable de Exteriores de Podemos eludió el debate de fondo y acusó al PP de "usar" Venezuela para tapar la Operación Lezo. "En medio de una ciénaga irrespirable de corrupción, la primera iniciativa parlamentaria que ustedes traen aquí es sobre Venezuela", aseguró Pablo Bustinduy.

El portavoz morado, que calificó la represión de Maduro como "episodios de violencia urbana", acusó a Maillo de tratar de "hacer ruido" para "desviar la atención". "Ustedes lo que hacen es utilizar la gravísima situación de Venezuela para deslegitimar a su oposición política", concluyó.

La intervención más insólita del debate la protagonizó el portavoz del PDeCAT, Jordi Xuclá, que llegó a comparar la ofensiva del Tribunal Supremo bolivariano sobre la Asamblea Nacional con las actuaciones del Tribunal Constitucional contra las resoluciones independentistas del Parlamento de Cataluña. El PP logró el apoyo del PSOE, Ciudadanos, PNV y UPN.

El precedente del Ayuntamiento de Madrid

Lo sucedido en el Congreso este martes sigue la estela de lo ocurrido en febrero en el Ayuntamiento de Madrid cuando los concejales de Ahora Madrid se dividieron a la hora de votar una condena al régimen de Nicolás Maduro por su represión contra los presos políticos. En aquel polémico pleno, los ediles de Ganemos -la plataforma impulsada por Izquierda Unida, se negaron a suscribir la moción contra el régimen. 

La posición de Podemos ante el clima de represión de Maduro le ha provocado a Pablo Iglesias más de una situación incómoda. Como la que una opositora al régimen -que formaba parte de una delegación invitada al Congreso por Ciudadanos- protagonizó el pasado 6 de abril al posar con la bandera venezolana justo en el escaño del líder de Podemos.

En la proposición impulsada por el PP y debatida este martes se insta al Gobierno para que "exhorte" al ejecutivo de Nicolás Maduro "a asumir responsabilidades con el fin de lograr el respeto a la democracia y al diálogo efectivo entre los poderes del Estado".

Además, el texto invita al ejecutivo de Mariano Rajoy a que emplace a Maduro a a garantizar "las libertades, los principios democráticos y los Derechos Humanos, así como la convocatoria de las elecciones previstas por el ordenamiento jurídico y constitucional de aquel país".

Comenta esta noticia
Update CMP