20 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Saltan todas las alarmas en ERC: Marta Rovira es una máquina de perder votos

A Marta Rovira se le va a hacer muy larga la campaña. A su partido, más.

A Marta Rovira se le va a hacer muy larga la campaña. A su partido, más.

La campaña se les va a hacer eterna a los de Esquerra, que confiaban en la salida de la cárcel de Oriol Junqueras y se han encontrado con que será ella quien lleve el peso. Y quien debata.



El pesimismo se ha instalado en las filas de ERC. Los de Esquerra se las prometían muy felices concurriendo en solitario -sin el PDeCAT- a unas elecciones que, decían, iban a ganar por holgada mayoría.

Sin embargo, la realidad de los últimos días ha atropellado a los de Oriol Junqueras, hasta hacer saltar todas sus alarmas: ya no es que el CIS haya destronado a ERC como partido más votado para coronar en su lugar a Ciudadanos (ya está casi dos puntos por encima); es que han emprendido una cuesta abajo de incierto final.

Decían que el poble preferiría el original a la copia y se han encontrado con que Carles Puigdemont, aun desde Bruselas, está haciendo subir las expectativas de voto de Junts per Catalunya cada día que pasa a costa de Esquerra.

El partido republicano trató este lunes de desacreditar los resultados del CIS y su cocina, pero por mucho que cuestionen que Inés Arrimadas esté por delante hay otra realidad sobre la que no pueden poner paños calientes: los votantes independentistas prefieren a Puigdemont como presidente antes que a Junqueras; y sobre todo: antes que a Marta Rovira.

La elegida

La número dos de Esquerra, la elegida de Junqueras, se ha convertido en las últimas horas en protagonista de los desvelos de su partido a raíz de su más que cuestionable papel ante la candidata de Ciudadanos en Salvados y de la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de dejar en la cárcel al cabeza de lista de ERC durante la campaña.

Con Puigdemont en plasma y Rovira en lugar de Junqueras, los debates pueden ser explosivos

Ello obligará a Rovira a ocupar el lugar de su jefe de filas en los debates que están organizando, entre otras cadenas, TV3 y TVE. Y en los que Puigdemont piensa participar vía videoconferencia: por plasma.

Hasta los más devotos de ERC reconocen que Rovira, por lo visto un auténtico cerebro (su expediente académico incluye varias matrículas de honor), está muy verde para enfrentarse a los candidatos del bloque constitucionalista -C's, PSC y PP- y al de los comunes delante de las cámaras y en prime time.

Ya no es sólo el precedente de lo ocurrido el domingo en La Sexta. Es que en varias de las entrevistas que ha concedido en los últimos días ha sufrido serios traspiés. La semana pasada en la SER a punto estuvo de provocar la carcajada de Angels Barceló cuando dijo que la vía unilateral había sido "un invento del Estado".

Con Junqueras en la cárcel, Puigdemont rentabilizando su papel de víctima y Rovira suelta, a ERC se le va a hacer eterna la campaña.

Comenta esta noticia
Update CMP