27 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El cierre del Parlamento andaluz impide una investigación sobre los puticlubs

Susana Díaz, este lunes firmando el decreto de disolución del Parlamento andaluz.

Susana Díaz, este lunes firmando el decreto de disolución del Parlamento andaluz.

El decreto de disolución de la Cámara y la convocatoria de elecciones para el 2 de diciembre llega justo a tiempo para evitar otro foco de problemas para el socialismo andaluz. Uno más.

Susana Díaz quería unas elecciones "con acento andaluz" y ya las tiene. La presidenta andaluza ha deshojado por fin la margarita y, como ha venido avanzando ESdiario en los últimos días, ha anunciado este lunes la fecha de la primera cita con las urnas de un larguísimo calendario electoral a la vista: los andaluces votarán el próximo 2 de diciembre, cuatro meses antes del final de la legislatura.

De esta forma, la lideresa ha decidido también apostar por la "contención de daños" por la corrupción que afecta a la Junta y al PSOE-A. Y justo en el día en que el PP destapó un nuevo escándalo en el caso Faffe -un informe más de la Guardia Civil con un agujero de más de 32.000 euros gastados en puticlubs con tarjetas black-, la comisión de investigación que iba a arrojar luz a este caso muere antes de nacer. Sus trabajos han decaído al ser disuelto el Parlamento andaluz.

Cabe recordar que este órgano parlamentario se iba a reunir este mismo martes para fijar el calendario de las primeras comparecencias. En PP tenía previsto citar a la propia Susana Díaz el próximo 26 de octubre.

De hecho, y a nadie pasó desapercibido, la filtración del anuncio que Díaz iba a hacer horas más tarde se produjo por la mañana justo cuando el PP estaba denunciando las nuevas revelaciones sobre el conocido ya también como caso puticlubs.

Además, Susana Díaz logra separar lo más posible sus elecciones de la sentencia de la pieza política de los ERE, la que sienta en el banquillo a Manuel Chaves, José Antonio Griñán, Gaspar Zarrías o Magdalena Álvarez, entre una treintena de exaltos dirigentes de la flor y nata del socialismo andaluz. Una sentencia que se espera para la primavera.

En su comparecencia ante los periodistas, tras reunir a su Consejo de Gobierno de forma extraordinaria, la presidenta andaluza ha justificado el adelanto electoral en que "Andalucía necesita estabilidad y alejarse de la incertidumbre" ante la "imposibilidad" de sacar adelante sus presupuestos autonómicos tras la ruptura del acuerdo con Cs.

Díaz ha explicado sus dudas de estas últimas semanas en que "quería ver si había posibilidad de revertir la situación" y en que "no quería poner en peligro leyes importantes", entre las que ha citado la Ley de Igualdad o la Ley  de Cambio Climático.

También ha calificado la convocatoria del 2-D como "un acto de responsabilidad" para que los comicios se puedan celebrar "con acento andaluz" ya que, a su juicio, en marzo serían demasiado cerca de la triple cita de mayo con las autonómicas, municipales y europeas. "Andalucía va a decidir con acento andaluz. Merecemos hablar de la primera comunidad de España", ha recalcado.

Y sobre las nuevas revelaciones sobre el caso Faffe, la presidenta andaluza se ha limitado a remitirse a las explicaciones dadas por su vicepresidente horas antes y no ha querido garantizar que el nuevo parlamento que salga de las urnas investigue este último escándalo que planea sobre la Junta.

 

El Comité Electoral del PSOE estaba reunido en Ferraz cuando el PSOE-A filtró el adelanto electoral de Susana Díaz.

 

Según los dirigentes del PSOE-A consultados por ESdiario, Díaz ha dado finalmente este paso en una doble clave: interna y externa. En clave andaluza, espoleada por las encuestas que le dan como clara vencedora y sin que, según esos mismos sondeos, PP y Cs vayan a poder configurar una alternativa de centroderecha. En este sentido, el líder de los populares ha instado este mismo lunes a Albert Rivera a que se comprometa ya a no apoyar una nueva investidura de la candidata socialista.

Además, el PSOE-A pone el primer examen electoral a Pablo Casado sin tiempo para haber consolidado su liderazgo y con un PP-A aún cerrando las heridas de la cruenta batalla de las primarias entre Casado y Soraya Sáenz de Santamaría.

Pero también parece haber mirado Susana Díaz a su izquierda, en busca de recuperar votos por la grave crisis que atraviesa Podemos Andalucía, desangrado por la escisión entre los anticapitalistas de Teresa Rodríguez e IU, y los oficialistas leales a Pablo Iglesias.

La mayor distancia posible con la agenda de Pedro Sánchez

Estas mismas fuentes consultadas este periódico admiten que la inquilina de Palacio de San Telmo ha mirado también de reojo al escenario político nacional. Y es que al PSOE-A le produce pánico las cesiones que La Moncloa se puede ver obligada a hacer a cambio del voto de Podemos y el independentismo catalán para la aprobación de los presupuestos que prolongarían la estancia de Sánchez en el poder hasta 2020.

Cesiones que, unidas a la ya evidente desaceleración económica, harían mucho más áspera y complicada la campaña electoral de Susana Díaz. En este sentido, como adelantó ESdiario, el comité electoral andaluz va a diseñar una campaña muy personalista y en clave regional. Y si hay presencia de Sánchez será meramente testimonial.

 

Como anécdota basten estos dos datos, cuando arranque la campaña en la medianoche del 16 de noviembre, el líder del PSOE estará bien lejos de Andalucía: en la Cumbre Iberoamericana de Guatemala. Y el 2-D, cuando se conozcan los resultados, estára en Argentina en la cumbre del G-20.

Toda una declaración de intenciones de la distancia política que sigue separando al presidente y a su enemiga íntima.

Comenta esta noticia
Update CMP