26 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¡Atención!: trucos infalibles para dejar de tener el pelo graso

Puede que tus hábitos sean los responsables de ese exceso de grasa que tanto te molesta

Si tienes el pelo graso y no sabes qué hacer porque, cuanto más lo lavas, menos tiempo dura limpio, te vamos a dar algunos trucos beauty para que consigas poner tu melena a raya y controlar ese exceso de sebo.

Lo primero que tienes que saber es que lo más probable es que estés siendo tu misma con tus hábitos la que estés provocando este incómodo problema, pero no te preocupes porque tiene solución.

Un hábito fundamental para tener un cabello sano y equilibrado y que solemos dejar de lado es la exfoliación. Exfoliarlo es básico para reducir las impurezas y las células muertas, sobre todo en el pelo graso donde el exceso de sebo puede llegar obstruir los folículos. Para ello, utiliza peines específicos para masajearlo y exfoliantes capilares. Tu cuero cabelludo empezará a equilibrarse, ajustando la secreción de sebo.

Lo segundo que debes hacer es reducir las veces que te lavas el cabello. Cada vez que lo lavas eliminas los aceites naturales que protegen el cuero cabelludo y éste se ve obligado a segregar más para mantener dicha protección.

Para salir de este círculo vicioso deberías lavarlo cada tres días en lugar de a diario. Para conseguirlo, el segundo día puedes ayudarte de un champú en seco y el tercero de un recogido que evite que te estés tocando continuamente la melena.  

A la hora de lavarlo escoge champús transparentes en vez de blancos, suelen ser más ligeros y dejar menos residuo; no te olvides de aplicar el acondicionador solo de medios a puntas sin tocar nunca el cuero cabelludo y usa uno específico para pelo graso.

De vez en cuando sustituye el champú por bicarbonato ( una cucharada sopera disuelta en 250 ml de agua tibia) y el suavizante por vinagre de manzana, te irá genial para equilibrar el pH de tu cuero cabelludo.

Otro truco que da muy buenos resultados es el siguiente: exprime el zumo de dos limones y mézclalo con dos tazas de agua destilada. Colócalo en un envase y haz tu último enjuague con la mezcla. Lo único que debes tener en cuenta es que si lo haces muy a menudo, tu cabello puede coger un tono más claro.

Por último ten en cuenta que el cepillado constante también activa las células seborréicas, así que puedes ahorrarte el cepillado de antes de dormir,  y que el pelo también es susceptible a los cambios hormonales lo que significa que se engrasa más durante la pubertad, la menstruación o los embarazos, y tiende a quedar seco y sin brillo a partir de la menopausia

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP