El Valencia se queda a once metros de la Champions

El penalti forzado por Rodrigo, de lo poco destacable

El penalti forzado por Rodrigo, de lo poco destacable

Rayo Vallecano 1 - Valencia CF 0. El error de Parejo en la pena máxima, sumado al de Diakhaby en el primer tanto franjirrojo, pone fin a la racha victoriosa valencianista.

Falto de chispa en la zona de definición, el Valencia ve alejarse su objetivo principal de terminar dentro de las cuatro primeras plazas. Aunque en la primera mitad de Vallecas se manejaron ciertos conceptos del juego de forma más que aceptable, el recuerdo del primer tramo de la temporada, habida cuenta de la falta de concreción ofensiva, vino a la mente de más de uno.

Eso sí, hoy el cuadro de Marcelino tampoco terminó de implementar sobre el feudo vallecano su consistente versión defensiva de las últimas semanas. Únicamente de esa manera se explican las complicaciones que Adrián Embarba creó desde bien pronto por su ala derecha del ataque; sólo la falta de puntería del propio extremo madrileño o del ex valencianista Mario Suárez permitían al Valencia no sufrir daños mayores en su flojo, en lo que a su retaguardia se refiere, primer cuarto del choque.

Ferran Torres lo intentó en un par de ocasiones en los primeros atisbos de despliegue che, pero la jugada clave no iba a tardar en llegar. Gálvez derribó a Rodrigo, a los 25 minutos, dentro del área rayista. La seguridad de Parejo desde los once metros, al igual que seis días atrás en Sevilla, hacía pensar en otro escenario favorable para que el Valencia se replegara y jugará a la contra... pero esta vez no pudo ser.

Cierto es que el meta local Alberto adivinó el lanzamiento del madrileño, si bien fue su mala ejecución lo que propició el desperdicio de la oportunidad. El golpe para los de Marcelino era duro; basta con ver lo que ocurrió a continuación.

Y es que Diakhaby cometió una imprudencia de libro al salir jugando desde su propia línea de fondo que, precisamente, Embarba sabría explotar a la perfección. La recuperación del atacante local, en zona inmejorable, se convirtió en pase de la muerte para que el siempre oportuno Raúl De Tomás empujara el cuero a la red de Neto (1-0 min. 31)

A partir de ahí y pese a que el Rayo supo replegarse mejor de lo que en él es habitual, el Valencia CF recuperó el principal mal endémico de los primeros meses de competición: el de la falta de definición.

Ni Santi Mina primero ni Cheryshev después acertaban a finalizar con éxito dos acciones que dejaban el 1-0 como marcador parcial al descanso. No obstante, lo peor es que esas opciones llegarían mucho más a cuentagotas tras el paso por los vestuarios.

Parejo después de una gran combinación con pared final de Gameiro y un Guedes que tampoco serviría de revulsivo en la tarde de hoy ponían a prueba los reflejos del seguro Alberto Jiménez en lo más reseñable dentro del escaso caudal ofensivo de unos jugadores visitantes, por momentos, carentes de la gasolina y energía que recientemente sí venían mostrando. 

El desorden final, impropio del actual Valencia CF, nos dejó una grandísima parada de Neto ante De Tomás que no iba a poder repetir, ya en el descuento, ante Mario Suárez. La asistencia, una vez más, de Embarba en el saque de esquina.

Comenta esta noticia
Update CMP