El sistema educativo de Compromís: nombrar catedrático a una persona sin título

El conseller de Educación, Vicent Marzà, en una comparecencia en Les Corts Valencianes

El conseller de Educación, Vicent Marzà, en una comparecencia en Les Corts Valencianes

Educación ha nombrado catedrático de dolçaina a un estudiante sin título para enseñar a los alumnos de música de un conservatorio de Valencia. El conseller Marzà irá a Les Corts a explicarse

Nueva polémica a la que se enfrenta el Gobierno valenciano por culpa de Compromís y del conseller de Educación, Vicent Marzà. Si hace a finales de septiembre les contábamos en exclusiva en ESdiarioCV que el profesorado del Conservatorio Profesional de Danza de Valencia (centro dependiente de la Conselleria de Educación) había recibido presiones durante el curso 2017-2018 para aprobar a dos alumnos y concederles el título, así como para subir la nota a otros cinco, ahora resulta que  la misma conselleria ha nombrado catedrático de dolçaina a un estudiante sin título.

El objetivo: enseñar a los alumnos de música de otro conservatorio de Valencia, el Conservatorio Joaquín Rodrigo de Valencia, después de que éste se hubiera inscrito para recibir los estudios y fuera posteriormente rechazado en la bolsa de trabajo. Un modelo y formato educativo, oscuro y plagado de decisiones polémicas, que no sólo ha levantado las críticas en las redes sociales, sino que ya existe una petición  formal del Grupo Popular en les Corts, para que comparezca Marzà para dar explicaciones sobre el tema. 

Según ha avanzado el diario 'Las Provincias', el departamento que dirige el conseller Vicent Marzà (Compromís) ha elegido a este alumno sin cumplir los requisitos para optar a la bolsa de trabajo en la especialidad de "dolçaina", por parte de la dirección general de Centros y Personal Docente, ya que que entre ellos se requería "poseer el título superior de música de la especialidad de dolçaina" o "el título superior de música de una especialidad y acreditar formación y experiencia en el instrumento".

El alumno en cuestión, Pasqual Salort Aguilar, que aspiraba a estudiar el grado superior de dolçaina, se presentó a su vez a la bolsa de trabajo para impartir las clases de la especialidad de este instrumento, convocada el 26 de junio de 2018. Sin embargo, Salort no fue admitido "tras no presentar la titulación exigida". Tan solo dos personas llegaron a las fases finales; sin embargo, quedaron ambas eliminadas al no pasar la prueba de aptitud una y al no presentar la práctica otra. La dirección general de Centros declaró la bolsa desierta y la titulación superior de dolçaina se quedó sin catedrático para impartir las clases.

Tras intentos fallidos de cubrir la plaza de especialidad de dolçaina en el cuerpo de catedráticos de música en cada convocatoria de la Generalitat Valenciana, Educación decidió rebajar los requisitos, por lo que ahora para impartir estas clases superiores de música tan solo es necesario tener un título de grado profesional de dolçaina (justo por debajo del superior) y una licenciatura en Historia y Ciencias de la Música. Con estas exigencias, el estudiante Salort consiguió la plaza el 26 de octubre, y pasará a dar clases como catedrático.

Imagen del edificio del Conservatorio de Música Joaquín Rodrigo de Valencia

Reclaman a Marzà que dé explicaciones en Les Corts

El portavoz de cultura del Grupo Popular en les Corts, Miguel Ángel Mulet, ha pedido la comparecencia de Marzà para que explique en Les Corts Valencianes cómo se ha producido este nombramiento.

“Solo el amiguismo y el enchufismo tan característico de Compromís puede explicar el turbio procedimiento para nombrar catedrático en esta puesta en marcha por primera vez del grado superior de música en la especialidad de dolçaina en la Comunitat Valenciana", ha comenado Mulet. "Queremos que Marzà comparezca y nos explique cómo se ha desarrollado el proceso, qué criterios se han seguido y por qué no se han respetado los requisitos académicos para ocupar esa plaza”, ha insistido.  

El diputado popular ha explicado que “el proceso ha terminado con la elección como catedrático de un aspirante a estudiar el grado superior de dolçaina solo tres meses antes y que había sido también rechazado en la posterior bolsa de trabajo. Algo sospechoso, lleno de dudas y que exige una explicación urgente. Desde Educación no pueden mirar hacia otro lado como hacen siempre que hay algún asunto turbio”.        

Para Mulet “es vergonzoso que Marzà permita que sucedan a estas alturas estas situaciones que no contribuyen al prestigio de la música tradicional valenciana y del conservatorio Joaquín Rodrigo de Valencia. Debe dar la cara y explicar cómo se ha llegado a esta situación tan dantesca”.  

Comenta esta noticia
Update CMP