18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La grave bronca entre Catalá y el presidente del CGPJ pone a temblar al Gobierno

Lesmes, Catalá (de espaldas) y Rajoy.

Lesmes, Catalá (de espaldas) y Rajoy.

Su mala relación ha empeorado después de que el ministro haya tomado partido en el juicio de la Manada. Los populares recuerdan lo mal que acabó Gallardón cuando se enfrentó a la Judicatura.

La sentencia de la Manada ha hecho saltar por los aires las ya de por sí manifiestamente mejorables relaciones entre el ministro de Justicia y el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ

La preocupación cundió este lunes en el Gobierno y en el PP después de que las siete asociaciones de jueces y fiscales, aplaudidas por el propio Carlos Lesmes, se unieran para suscribir un comunicado conjunto en el que pedían la inmediata dimisión de Rafael Catalá.

Todo a cuenta de la "escandalosa" -en opinión de los firmantes- entrevista del titular de Justicia en la COPE. En ella Catalá no sólo reiteró que el CGPJ debería haber actuado de forma preventiva contra el magistrado Ricardo González (autor del voto particular en el juicio de la Manada), sino que además lanzó insinuaciones sobre él. No se sabe muy bien si a nivel profesional o incluso personal porque no dio más pistas. 

Y ya por la tarde llegó un segundo comunicado, esta vez de la Comisión Permanente del CGPJ, apelando a "la moderación, prudencia y mesura y a la responsabilidad institucional para evitar la utilización política de la Justicia o el cuestionamiento de la independencia, la imparcialidad y la profesionalidad de los jueces y magistrados que integran el Poder Judicial". A buen entendedor...

La realidad es que cuando aún queda media legislatura, las tensiones entre el poder ejecutivo y el judicial son más que palpables. Y recuerdan -salvando las diferencias- a las que se vivieron en tiempos de Alberto Ruiz Gallardón, cuando el entonces ministro puso en pie de guerra a la Judicatura con sus reformas. Mariano Rajoy dejó caer a Ruiz Gallardón por la reforma de la ley del aborto, pero también porque no había forma de reconducir sus malas relaciones con los togados. 

Las tiranteces entre Catalá y Lesmes surgieron a raíz de la judicialización del procés, y de hecho ambos han protagonizado alguna discusión subida de tono en estos meses, le cuentan a ESdiario. Hasta el punto de que el presidente del CGPJ ha optado por puentear al ministro e informa directamente a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

En estos meses Lesmes ha intentado mantener la causa del 1 de octubre alejada de las injerencias políticas, y al Ejecutivo no le han gustado algunas decisiones del Tribunal Supremo (sobre todo en lo relativo a la prisión preventiva de los exconsejeros y expresidentes de la ANC y Òmnium Cultural). 

El comunicado conjunto de las asociaciones de jueces y fiscales lleva la escalada de tensión a su punto álgido, y los populares barruntan que nada bueno puede salir de un enfrentamiento así con la Judicatura. 

Al menos en esto Catalá tiene el apoyo del PSOE, o al menos de su portavoz en el Congreso, Margarita Robles, que este lunes declaró: "Cuando Catalá dice lo que dice estoy segura de que lo dice porque sabe lo que dice. Yo he pedido al CGPJ seguimientos a este magistrado". Y "el CGPJ no puede ponerse ahora de perfil". 

Comenta esta noticia
Update CMP