27 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El plan maestro de Sánchez para orillar al Rey Felipe y que parezca un accidente

La Corona será uno de los objetivos del nuevo Ejecutivo, junto con la educación, la justicia y la prensa. El presidente va a ir sembrando, poco a poco, la idea de una institución caduca.

 

El reto más inmediato del nuevo Gobierno debería ser, de manera urgente, la crisis económica que, poco a poco, va calando. En cierta manera -opinan en algunos círculos económicos- vivir estos meses de los presupuestos prorrogados de Montoro/Rajoy ha sido una garantía para no estar peor.

Ahora toca al nuevo Gobierno socialista-bolivariano hacer sus propias cuentas. Tendrá poco margen. Este martes, en la cumbre de Davos, Pedro Sánchez empezó a inclinar la rodilla ante el gran capital para tranquilizar a los mercados. (por cierto, ¿de qué habló en privado con el hijo de Soros?).

Alexis Tsipras en Grecia (pobrecito, ¿recuerdan?) o Antonio Costa en Portugal se plegaron a la troika desde el minuto uno. El portugués y su "jeringonza" con la extrema izquierda tuvieron suerte: el Gobierno anterior de derechas (Pedro Passos Coelho) ya había apechugado con los ajustes más duros impuestos por Europa.

La mañana de la investidura de Pedro Sánchez dije en El Programa de Ana Rosa que, para tapar su genuflexión a Bruselas, el nuevo Ejecutivo "progresista" cubriría de sectarismo ideológico su labor. Sus objetivos: Corona, Justicia, Educación y prensa libre.

Sobre Educación, a la ministra Isabel Celáa se le ha visto el plumero: "Los hijos no pertenecen a los padres". Es la frase más soviética que he escuchado desde la caída del Muro. Con Celáa nunca sabes si la tenía ya pensada o le salió así, de repente. Lo de la educación concertada no fue casual. Van a por ella claramente. Quieren adoctrinar y les molesta.

 En materia de prensa, estoy seguro de que habrá avances … para los periodistas y los medios afines. Los demás, que se aten los machos (expresión taurina que estará prohibida seguramente al final de esta legislatura por taurina y por machista).

Por cierto. Más de un tertuliano/na televisivo no cabe en si, estos días, pensando que puede caerle cargo de comisario en algún medio público. Me temo que Sánchez les decepcionará. Si Dolores Delgado ha terminado en la Fiscalía, aún veremos a Miguel Ángel Oliver en RTVE.

Minimizar a la Corona para restarle sentido

Pero el asunto nuclear de este Gobierno es ERC. Sin ERC, no hay Presupuestos y no hay legislatura y los independentistas quieren ajustar cuentas con el Rey y los jueces, que impidieron el 1-O.

Es un hecho que Pedro Sánchez ha ido minimizando el papel de la Corona en este año y medio en Moncloa. Fue el precio pactado para sacar adelante la moción de censura contra Rajoy. El independentismo no perdonará nunca al Rey su discurso del 3-O, lo que indica que fue un éxito.

Conforme el ego narcisista del presidente fue asentándose en Moncloa, Sánchez pasó directamente a la mala educación y el ninguneo del monarca.

Sánchez empezó por cortarle a don Felipe las visitas a Cataluña, que había incrementado con toda intención desde el 1-O. También cortó su agenda internacional para mayor gloria propia y de su mujer, Begoña. Ambos se han paseado por medio mundo como si fueran presidentes de República, generando en ocasiones la presencia de ella (exultante de gozo indisimulado), vergüenza ajena y serios problemas de protocolo.

Conforme el ego narcisista del presidente fue asentándose en Moncloa, Sánchez pasó directamente a la mala educación y el ninguneo del monarca. Lo último: ni acercarse a Zarzuela a comunicarle su Gobierno mientras lo filtraba a la prensa amiga o dejar a don Felipe, nuevamente, fuera del Foro de Davos, al que acuden todas las familias reales europeas.

El nuevo Ejecutivo va a dedicarse a esto: al ninguneo del Rey para ir sembrando, poco a poco, la idea de una institución caduca y absurda que no sirve para nada. El cambio de régimen no es fácil, pero por algo hay que empezar. Ello une a PSOE y Podemos. La agenda social de doña Letizia va a depender de Irene Montero, que le deseó a don Felipe la “guillotina” hace unos años.

Acabar con la Justicia “reaccionaria”

Junto al Rey, los jueces son objetivo prioritario del independentismo. No les perdonan que, aplicando la ley, detuvieran su golpe.

Si quiere Presupuestos, Pedro Sánchez tiene que ir dando pasos para ir desmontando el proceso judicial del 1-O y conseguir la libertad de los políticos delincuentes encarcelados. Para eso llega, entre otras cosas, Dolores Delgado a la Fiscalía General. El PSOE ha hecho suyo el mensaje totalitario de que la política está por encima de la ley, como para Podemos “la calle”, “la gente” (o sea, ellos mismos) también están por encima de la ley.

Podemos lleva tiempo, además, haciendo el juego sucio contra los jueces por convicción bolivariana.

Por eso los jueces molestan también a Podemos. Porque, junto al Rey, la Policía Nacional y la Guardia Civil (¿verdad Marlaska?) han sido baluarte de la Constitución y la unidad de España. A Podemos, la unidad de España le importa un comino, como a ERC su gobernabilidad.

Podemos lleva tiempo, además, haciendo el juego sucio contra los jueces por convicción bolivariana. Véase Venezuela. Para cualquier tirano, un juez aplicando la ley es un peligro. "¡Reaccionarios!" les llaman, repitiéndolo para que vaya calando. Lo hizo Pablo Iglesias en la investidura: "este Gobierno tendrá muchos enemigos … entre ellos los togados de ideología reaccionaria". Y remató Alberto Garzón aquella misma jornada hablando del "reaccionario brazo judicial".

Ellos juzgan y ellos sentencian. Es su idea de democracia. La de Pedro Sánchez no pasa de su ombligo.

El Gobierno jugará a "dividir a los españoles"

Este Gobierno va a jugar a la tensión, a fracturar la sociedad, a dividir a los españoles para echar carnaza a sus votantes. Sabe, además, que, en ese terreno, descoloca al PP frente a Vox. En Génova quieren salir de esta espiral tomando la iniciativa y no dejándose arrastrar.

A la "memoria histórica" de Zapatero le llaman ahora "memoria democrática" para que el que intente discrepar pase por fascista. Muy típico también de los tiranos: imponer un lenguaje.

Preparémonos, pues, mientras desmontan el 1-O y nuestros "progresistas" se arrodillan ante Bruselas, para nuevas dosis de penetraciones heteropatriarcales, gente que dimite por ser blanca, la guerra civil, lo estupenda que era la República, la iglesia católica, los curas, las monjas, los toros, etc, etc…

La "España cañí" de esta izquierda casposa y republicana que tenemos … viviendo como reyes en Galapagar o viajando en Falcon a la boda del "cuñao".

Comenta esta noticia
Update CMP