20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Cabra, el lado más canalla de Javier Aranda

Este restaurante, que fue donde el joven cocinero Manchego consiguió su primera estrella, es ahora un local más rebelde donde da rienda suelta a su ecléctica cocina en formato gastrobar.

El ambiente que se respira en el comedor de La Cabra permite que este restaurante que fue adalid de la cocina de vanguardia valga igual para una comida de negocios que para una quedada informal con amigos. El formato gastrobar tiene esas ventajas, pero es que aquí además la originalidad de los platos que se encuentran en la carta, la calidad de la materia prima y la técnica que aplican en cocina permite que la experiencia sea de lo más completa.

Entre sus propuestas llaman la atención preparaciones como el croissant de cocochas al pil-pil, la reinterpretación del bocata de calamares “a la inversa”, donde es el pescado el que envuelve al pan, o el ‘ajoverde’ de anguila ahumada, todos ellos platos que están pensados para que sea sencillo compartirlos y con los que no dejar indiferente a nuestros acompañantes que visitan el local por primera vez.

 

Javier Aranda, con dos estrellas Michelin ahora en su poder en los proyectos de Gaytán y Retama, se muestra tal y como es en esta carta de tapeo de base tradicional, y además de la rica ensaladilla de pulpo hay unos huevos con puntilla y espuma de ibérico para chuparse los dedos, mientras que el jarrete de lechal con cous-cous, homenaje a Robuchon, demuestra que no tiene miedo a preparaciones más contundentes.

En la gran barra que preside la entrada oficia el barman David Guerrero, quien elabora una amplia gama de cócteles creativos, tanto para el aperitivo como para maridar el almuerzo, la cena o tomar una copa, planes que aquí se pueden combinar sin solución de continuidad mientras suena música de fondo gracias a la versatilidad tanto del local, inspirado en los sitios de moda de Nueva York, como de la cocina.

 

Destaca su colección de cócteles basados en el arte, una gama de diez creaciones inspiradas en los diez artistas pictóricos de diversas épocas  y procedencias que más le han impactado y con las que reivindica la coctelería como un proceso creativo. El mix gastronómico y de ocio que La Cabra ofrece a sus comensales se verá reforzado con la próxima inauguración de su Sala Acorazada, un club que pretende ofrecer experiencias diferentes con proyecciones audiovisuales y DJ sessions en la planta baja del local.

Restaurante La Cabra, c/ Francisco de Rojas, 2. Madrid. chefjavieraranda.com 

Comenta esta noticia