23 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Matamoros reaparece aún débil para impedir que su hija "cruficique" a su pareja

Kiko Matamoros, en el plató del Deluxe

Kiko Matamoros, en el plató del Deluxe

Muy delgado y con signos aún de agotamiento, el colaborador regresó a los platós de Telecinco y, ante todo, salió en defensa de su novia, Marta López, ante a los ataques de Ana Matamoros.

Aunque todavía cuesta reconocerle, Kiko Matamoros retornó al 'Sábado Deluxe' tras pasar por quirófano y estar unos días de vacaciones junto a su novia, Marta López. Y a defender a esta de los ataques y desprecios que ha sufrido en las últimas semanas, dedicó el colaborador la mayor parte de su tiempo.

La presentadora, María Patiño, fue la primera en reconocer lo impactante que resulta verle tan delgado y, aún, tan débil. "Ha perdido casi 14 kilos", respondió Matamoros, aunque quiso aclarar que ya se encuentra perfectamente y que tendrá que volver el lunes al hospital para que le quiten el catéter externo. "Espero estar ya recuperado del todo y poder retomar mi vida normal", reconoció.

De momento, ya se ha podido sentar en el plató para pronunciarse sobre la mala relación que existe entre él y su hija. "Todo ha surgido a raíz de que se diga que mi pareja intenta copiarle acudiendo a los mismos sitios que ella y poniendo publicaciones en 'Instagram' parecidas", explicó.

 


Matamoros aseguró contundente que su hija se equivoca al hacer estas afirmaciones. "Me parece absurdo que se diga esto. Ana me ha pedido que no acuda a la misma peluquería que va ella", indicó.

Makoke debió intervenir

A su juicio, Makoke debería haber intervenido para decirle a Ana Matamoros que debía respetar a su padre. "Marta nunca ha faltado el respeto a mi hija ni ha hecho un mal comentario, todo lo contrario. Ella se ha puesto en contacto con Laura para decirle que está dispuesta a quedar y arreglar las cosas", aclaró.

El colaborador insistió en que su pareja lo único que quiere es que todo vuelva a estar bien. "Ella solo quiere verme feliz", aseguró. Además, señaló qué es lo que más le ha herido de este conflicto: "Me ha dolido el ver sufrir a mi pareja, también me ha dolido, aunque no lo he vivido, si de alguna manera esto ha provocado un daño a mi hija".

Kiko Matamoros afirmó rotundo que "no voy a permitir que mi hija crucifique a Marta", pues recalcó machaconamente que está equivocando al ir por ese camino.

 

Comenta esta noticia