06 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Esa casita a las afueras de tres dormitorios y sin un sushi a mano

Xulio Ferreiron, alcalde de La Coruña, en acción

Xulio Ferreiron, alcalde de La Coruña, en acción

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

 

La casita a las afueras del alcalde 'mareado'

 

Que perro no come perro es aforismo viejo y cierto, al menos en Podemos. Salvo excepciones, nadie ha osado decir en público lo que en realidad piensa en privado del ínclito casoplón: sólo Kichi, alcalde de Cádiz, ha levantado un poco la voz para señalar el cinismo de Iglesias y Montero. Y se ha escuchado mucho, quizá por los silencios cómplices y las ayudas interesadas que casi todos los demás le han brindado a la pareja, con Monedero y Echenique como principales artífices del masaje a los colegas. Algunos, no obstante, han rozado el paroximo y la genuflexión, como el mareado alcalde de La Coruña:

 

 

Le ha faltado decir que los dirigentes de Podemos son en realidad unos aventureros de tomo y lomo por mudarse cerca de una montaña o unos sacrificados del copón por trasladarse a un rincón sin ningún restaurante de sushi en diez kilómetros a la redonda. Ver -y leer- para creer.

 

Mejor un seleccionador que un juez

 

Aunque en España abundan más los juristas de un tiempo para acá, todos ellos capaces de interpretar mejor las leyes que el Constitucional y el Supremo junto, el alma de entrenador y árbitor que todo españolito tiene dentro no ha desparecido. Y con decisiones como la de Lopetegui para el inminente Mundial, la cosa irá a mayor:

 

 

Todo el mundo pone y quita jugadores, elabora táctica defensivas u ofensivas y se siente superior al seleccionador Lopetegui, al que todo lo que no sea acercarse a una victoria le provocará dolores de cabeza patrios. No obstante, mucho mejor ese empeño por acordarse de Morata que ese otro por rectificar al juez Llarena o emitir juicios paralelos desde ese populismo judicial que campa a sus anchas y golea al sentido común más elemental.

 

Torra, de ruta carcelaria

 

El último trino para va Torra, aunque no salga Torra: mientras él andaba de gira por las prisiones madrileñas, quien sabe si para conocerlas por dentro por si acaso, la vida cotidiana en Cataluña va dejando imágenes y vídeos como éste, que no necesita grandes explicaciones. Lo mismo la hartura rebasa ya todos los límites y lo mismo, por eso, pasan cosas como ésta, con perdón or algún que otro término incluido en el original:

 

Comenta esta noticia
Update CMP