Valencia será la segunda ciudad de España con mayor presión fiscal en 2020

MJ Catalá

MJ Catalá

Sólo Barcelona superará a Valencia en el coeficiente que sirve para calcular el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), mientras que Madrid queda muy alejada en este indicador

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de València, María José Catalá, ha denunciado que en el año 2020 la ciudad estará junto a Barcelona a la cabeza de la mayor presión fiscal de España. "Sólo la ciudad de Barcelona con un coeficiente del 0,787 estará por delante de València en presión fiscal con un 0,723, mientras la ciudad de Madrid queda muy alejada de estos puestos ya que su coeficiente está en el 0,483", ha asegurado.

Este coeficiente es el que fijan los ayuntamientos para calcular el IBI sobre el valor catastral de las viviendas. Cuando mayor es éste coeficiente, mayor el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles. Por ello, "los valencianos tendrán que soportar la mayor presión fiscal junto a los residentes en Barcelona", ha criticado el grupo popular.

Según el partido, las otras ciudades que siguen a Valencia en coeficientes altos son "Sevilla con 0,675, Madrid con 0,483, Santander con 0,418 y Zaragoza con 0,415. Así, siempre según el PP, València está "en el top de presión fiscal".

El PP ha criticado que desde que gobierna Ribó, "los impuestos y tasas que paga cada valenciano han subido 100 euros". "La política fiscal del alcalde Ribó y sus socios del PSOE está siendo una rémora para las economías de las familias y para los emprendedores que crean empleo", destaca Catalá.

Además ha remarcado que el PP alegó en contra de las Ordenanzas Fiscales aprobadas por Compromís y PSPV "para evitar que el IBI se incrementará en un 3% a todos los valencianos". 

Rémora para familias y emprendedores

Catalá ha reiterado que "la política fiscal del alcalde Ribó y sus socios del PSOE está siendo una rémora para las economías de las familias y para los emprendedores que crean empleo", ya que según ha explicado "en 2015 cada valencianos pagaba al año 532€ de media, mientras que ahora tiene que pagar 638€, lo que supone un incremento de más de 100€ de la presión fiscal que soportamos" .

Además, señala que, en el año 2020, València será una ciudad con "menos incentivos para los inversores y emprendedores" por la "subida generalizada de impuestos aplicada por Ribó y el PSPV". "Ante el enfriamiento de la economía, si queremos seguir siendo una ciudad competitiva, subir la presión fiscal y gravar la actividad económica es absolutamente contraproducente", ha manifestado.

Comenta esta noticia