12 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

César Vidal mete una piedra en el zapato a los líderes de la ideología de género

César Vidal.

César Vidal.

No solo es una opción, defiende el periodista y escritor despejando todas dudas: es "la" opción. No en vano, cuando más enseña la patita más totalitaria, liberticida y degenerada se muestra.

Tanto si es lo que quería el PSOE como cortina de humo como si es lo que quería Vox para ganar relevancia mediática, lo cierto es que lo han conseguido; no se habla de otra cosa en las columnas de opinión de los diarios que del bautizado como pin parental.

Se suma a las reflexiones este miércoles desde su columna en La Razón César Vidal, que se detiene en el artículo 155 del Código Civil del que tanto se está hablando estos días y que reza que "los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad, y respetarles siempre. Los hijos deben contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas de la familia mientras convivan con ella".

A su juicio el texto resulta bastante claro aunque resulte "una piedra en el zapato a los impulsores de la ideología de género, una ideología que cuanto más enseña la patita más totalitaria, liberticida y degenerada se muestra".

Vidal destaca la paradoja de la "gente que tolera todo lo intolerable si lo impulsan los nacionalistas catalanes, pero se muestra abiertamente despectiva hacia la legalidad cuando se cruza por su camino ese artículo 155".

Sin embargo, el periodista defiende que "hay que cumplirlo" y que "ese cumplimiento implica que son los padres y no los politicastros de turno ni los que se benefician de las subvenciones los que marcan lo que deben hacer los hijos".

Vidal va más allá asegurando que "ese cumplimiento implica que los padres tienen todo el derecho del mundo a exigir que la educación que se dispensa a sus hijos no vaya contra sus principios. Ese cumplimiento implica que no sólo tienen el derecho sino la obligación de impedir el adoctrinamiento de sus hijos".

Partiendo de esa base llega a una conclusión clara: "El pin parental no sólo es una opción. Es LA opción para cualquier padre que conserve un mínimo de responsabilidad hacia sus hijos" porque "o se está con la defensa de la libertad o se está en convertir a España en un protectorado de poderes internacionales". 

Comenta esta noticia