06 de julio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La nieta de Adolfo Suárez cumple el deseo que su abuelo no pudo ver satisfecho

Alejandra Romero Suárez, homenaje a su madre.

Alejandra Romero Suárez, homenaje a su madre.

La Duquesa de Suárez está a punto de tomar una decisión que supondrá un guiño de lo más significativo a la historia del tiempo presente. Y es que el tiempo sitúa a cada uno en su sitio.

 

 

Alejandra Romero Suárez, actual duquesa de Suárez hará un guiño a la historia del tiempo presente. Será madre de un niña a la que pondrá el nombre de Mariam. No es un nombre aleatorio. Es un nombre elegido y con motivación. La motivación es el recuerdo. Mariam es el hombre de la primogénita del primer presidente de la democracia elegido en las urnas.

Mariam Suárez fallece en 2004 tras una larga enfermedad. El expresidente del gobierno ya no era consciente. Lo había arrastrado la enfermedad de la memoria.

Dos años después se modifica en muestro país la Ley de Sucesión de Títulos Nobiliarios. En aquel momento, la sucesión de los títulos cobra la importancia de la primacía hereditaria. Las mujeres pueden heredar el título nobiliario independientemente del orden sucesorio del posible poseedor de la distinción.

Al fallecer Mariam Suárez, la ley de Sucesión aún no se ha modificado en nuestro país. El futuro es incierto para la familia Suárez, al menos para algunos. El tiempo sitúa a cada uno en su sitio. Adolfo Suárez Illana pudo pensar alguna vez que sería el venidero duque de Suárez. Si pensó así, mal le fue.

Su sobrina Alejandra tenía claro lo que tenía que hacer, al menos en lo sentimental. Alejandra Romero Suárez es duquesa de Suárez y ve el futuro teniendo presente el pasado. De existir la Diputación de la Grandeza - institución que regula los títulos nobiliarios- en los próximos años, la futura duquesa se Suárez será Mariam R. Suárez, y cuando esto suceda, la futura duquesa recordará que su abuela no pudo ser porque la enfermedad se la llevó sin cumplir el deseo que un día pudo tener Adolfo Suárez González, el hombre que un día consiguió el consenso en una España convulsa.

Comenta esta noticia