La curiosa relación entre La Venganza de Don Mendo y el DOGV

¿En qué idiomas está escrito el DOGV? ¿En valenciano y castellano? ¿O hay una tercera modalidad?



“La venganza de Don Mendo”, obra maestra de Pedro Muñoz Seca, es una comedia hilarante escrita en el siglo pasado pero ambientada en la Edad Media, en la que todos sus personajes declaman versos en supuesto castellano antiguo. Verbi gratia, “Para asaltar torreones,/cuatro Quiñones son pocos./¡Hacen falta más Quiñones!/Cesad en vuestra aventura,/ porque aventura es aquesta/que dura, porque perdura/el bodoque en mi ballesta”.

Muñoz Seca se inspira en un hecho cierto: el uso de esa forma de demostrativos en el castellano de otros siglos. Incluso el “Romancero castellano o colección de antiguos romances populares de los españoles”, de 1844, incluye textos como: “Cuando á todas sus legiones/bien compuestas y ordenadas/aquel valeroso Alcídes/de aquesta suerte les habla”.

Otro ejemplo del “Romancero”: “Envía el Cid á Martin Pelaez á Valencia con mensages y consuelos para su muger é hijas” en la que se habla “de aquesta traición tamaña”.

En la actualidad nadie dice “aquesta” cuando habla castellano, como no sea con finalidad cómica o histórica. Nadie, salvo el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana, el DOGV, que en su edición del pasado 1 de agosto utiliza seis veces la fórmula “aquest/aquesta” en su versión castellana. Y , para más inri, en una orden firmada por el conseller de Educación, Vicent Marzà.

Sirva de ejemplo la siguiente frase: “aquest es el interés general y la finalidad de aquesta modificación que se tiene que tramitar como una disposición de carácter general de acuerdo con los principios de necesidad y eficacia”. Y así hasta seis veces.

Una posible explicación a estos fallos, dejando de lado el uso de demostrativos no recomendados por la Acadèmia Valenciana de la Llengua (la AVL recomienda “este” y no “aquest”), es que “seguramente alguien hizo llegar (al DOGV) un documento con las dos versiones, valenciano y castellano, pero la del valenciano tenía los demostrativos simples y cambiaron los de las dos versiones”, nos sugiere un lingüista. La otra -menos probable-, que se esté intentando catalanizar no sólo el valenciano sino también el castellano.

Este tipo de errores graves en el uso por escrito de las lenguas cooficiales están resultando sorprendentemente habituales en organismos públicos valencianos. El último conocido hasta ahora son los 21 fallos en valenciano encontrados por el expresidente de Som Valencians, Joan Ignaci Culla, en el programa oficial de fiestas de Elche.

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP