27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

ZP se quita la careta y exhibe su influencia con Sánchez, Maduro e Iglesias

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero

El expresidente del Gobierno también ha realizado una férrea defensa de Pedro Sánchez insistiendo en que las críticas son "delirantes" ya que a su juicio se actuó bien ante la pandemia.

Sin careta, sin complejos y a tumba abierta, como el hombre clave de la política del momento. El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha cargado contra Felipe González por manifestarse en contra del régimen de Maduro, asegurando que "de los responsables políticos conocidos, quien más horas y tiempo y conocimientos tiene soy yo".

De hecho, ha asegurado en una entrevista en Cope que si se repasa todo lo que se ha dicho, "nada se ha cumplido. Parten desde un análisis equivocado, la única salida para Venezuela es un acuerdo y un diálogo".

  Así, ha insistido añadiendo que "Venezuela es uno de los casos políticos donde más sorpresas me llevo respecto a como se cuentan las cosas y la realidad que yo he vivido. De hecho, ha explicado que "hasta que no se confirme nada yo nunca lo doy por bueno".

Además, ha realizado un férrea defensa de Delcy Rodríguez, considerando que es uno de los miembros del Gobierno de Maduro con "mayor sensibilidad". "Toda la oposición llama a Delcy y su hermano", ha dicho, para añadir que la polémica generada por el paso de la vicepresidenta por España le pareció "exagerada" y "equivocada".

 

 

También se ha referido al vídeo en el que cargaba contra los Estados Unidos, asegurando que "apareció después cortado". Por lo que ha explicado que le preocupaba mucho el "unilateralismo" de Trump. "Parecía que alentaba una revolución popular en Estados Unidos", pero lo que pedía, según ha declarado es la vuelta al "multilateralismo".

Aún así, ha añadido que "nada me sorprenden. El delirio y el negacionismo esta llegando a cotas que no podía ni imaginar", ya que a su juicio, "la vía era equivocada, y espero que haya autocrítica para la salida de Venezuela. Lo he explicado una y otra vez, la estrategia es un error. ¿Que es util políticamente? Muy bien, pero es un análisis de corto plazo que no sirve para nada".

Por su parte, el expresidente también ha tildado de "delirantes" todas las críticas que ha recibido el Gobierno por su gestión de la pandemia, defendiendo sin pudor todas las acciones del Gobierno. "Hay quien dice que estábamos hablando de una dictadura constitucional", ha señalado, para añadir que "hay una parte de delirio en sectores políticos que me produce sorpresa".

Zapatero defiende sin fisuras la gestión de la pandemia 

Por ello, ha pedido que "esta crisis debería de tener una acento algo más objetivo y con algo más de humilidad porque he visto a muchos diciendo que era una gripe candidatarse como Premio Nobel de Medicina". De hecho, ha asegurado que "hasta bien entrado marzo la mayoría de los médicos, periodistas, autoridades sanitarias, servicios de inteligencia... decían que era parecido a una gripe. No existía ni de lejos la aproximación a que 15 días después íbamos a tener el drama que se vio en los hospitales".

De hecho, ha asegurado que "tenemos que admitir que a la política y a los gobiernos no se les puede pedir que vayan por delante de la ciencia", ya que, "no sabemos si los asintomáticos contagian o no, por qué a unos países impacta más que a otros... Tengamos humildad", ha señalado.

Y es que, el presidente sigue el discurso marcado desde Moncloa y desde el PSOE, intentando descargar al Gobierno de cualquier responsabilidad, negando la existencia de las advertencias de las autoridades sanitarias. "Nadie, nadie alertó de la virulencia. A los mismos que he escuchado que esto no era nada, son los que ahora dicen que se actuó tarde. Esta es la verdad. A partir de ahí se puede utilizar para hacer crítica, pero llevo muy mal que se utilice la mala fe en el debate político".

De hecho, ha insistido en que "el Gobierno ha reaccionado con la medida adecuada y dando resultados, en términos objetivos, bastantes positivos. En el terrenos socioeconómico se ha planteado un compromiso social poderoso y que seguramente estamos viendo cómo ese esfuerzo por el diálogo se ha intensificado".

"Si hay recortes, habrá tensión en el Gobierno"

Por su parte, también ha hecho referencia a la necesidad de llevar a cabo recortes debido a la crisis económica, señalando que "si logramos que la recuperación económica sea vigorosa, podremos tener que tomar medidas de contención del gasto y no recortes, pero hay que ser prudentes", aunque tiene claro que "si hay que hacerlos, habrá tensión interna" en el seno del propio Gobierno.

Aún así, ha defendido la coalición de Gobierno, a pesar de las continuas contadicciones y la crítica vertida por Felipe González hace unos días cuando aseguraba que el Ejecutivo parecía el "camarote de los Hermanos Marx". Sin embargo, para Zapatero hay un entendimiento "bastante razonable" entre dos partidos. De hecho, cree incluso, que "la crisis que ha supuesto del coronavirus no va hacer otra cosa que unir al Gobierno".

Por otra parte, se ha referido a las caceroladas organizadas por Podemos contra la Monarquía, considerando que no era una crítica contra la institución, sino contra el Rey Emérito. Aún así, ha explicado que "no me gustan las caceroladas ni los escraches". "La democracia tiene sus sistemas de expresión", ha dicho, para matizar después que "quien los haga tampoco merece una censura porque estamos en un país con una amplia libertad de expresión".

Respecto a la posibilidad de que el PSOE hubiera formado Gobierno con Ciudadanos o con Podemos, Zapatero ha sido tajante: "A mí me gusta más Podemos", ya que, a su juicio, era "un grupo que venía de posiciones antisistema" y el hecho de que "vieran y comprobaran que la democracia es verdad, y no un mito como pensaba" ha sido muy positivo, ya que ha demostrado que "si tienen los votos pueden estar en el Gobierno".

Comenta esta noticia