26 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Piqué se quita la careta y tilda de "injusto" el juicio a los "presos políticos"

El jugador del Barça, que renunció a jugar con España, aprovecha un partido para reivindicar a los golpistas con un alegato en contra de su juicio en el Supremo.

No llega al nivel de Guardiola, icono del independentismo y su oficioso portavoz oficial, pero empieza a parecérsele. El jugador del Fútbol Club Barcelona, internacional con España hasta que voluntariamente abandonó la Selección tras el último Mundial, se suma ya sin ambages a la causa soberanista con una crítica feroz al Tribunal Supremo y la consideración " presos políticos" a los dirigentes catalanes por él encausados.

Aprovechando la victoria de su equipo en el Bernabéu, que le clasificó para la final de la Copa del Rey, el futbolista casado con Shakira se mostró crítico con las polémicas que está generando el VAR esta temporada y además aseguró, sorprendentemente, que si se hablara menos del videoarbitraje y "más de los presos políticos", al país le "iría mejor".

 

"En vez de dedicarnos a hablar tanto del VAR, si las teles le dedicaran más tiempo a los juicios injustos que hay, quizá nos iría mejor", dijo literalmente el central, que durante años ha coqueteado con el nacionalismo aunque, a la vez, jugara con España y no declarara abiertamente su filiación independentista.

El anuncio alimenta la polémica extradeportiva sobre el jugador, sospechoso siempre de simpatizar con el secesionismo mientras, paradójicamente, representaba a España. La controversia comenzó ya hace dos años y le ha perseguido siempre, tras recortarse las mangas de la camiseta rojigualda en uno de los 102 partidos que llegó a jugar con el combinado español.

La Diada

Muchos vieron en ese gesto un desprecio hacia los colores nacionales, acentuado por su participación en una de las Diadas más soberanistas y por su comprensión hacia el referéndum ilegal de independencia celebrado, sin ningún permiso, el pasado 1-O. 

Ese malestar entre la hinchada, que excedió del ámbito futbolístico para adentrarse en el político, lo volvió a reflejar con motivo de las Elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017, cuando volvió a sugerir que, de ganar el soberanismo, España debía de entender el mensaje.

 

Así, en aquella semana clave para la investidura del nuevo presidente de la Generalitat a finales de enero de 2018, recordó su petición de antes de las elecciones de diciembre: "Dije antes de las elecciones que me gustaría que se respetaran los resultados, y el resultado no está siendo respetado", lamentó. Ahora remata el discurso: Junqueras y Puigdemont son "presos políticos".

Comenta esta noticia
Update CMP