23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez entrega las pensiones al hombre que se las congeló hasta a las viudas

Octavio Granado, secretario de Estado de la Seguridad Social con Zapatero, regresa al gobierno de Sánchez.

Octavio Granado, secretario de Estado de la Seguridad Social con Zapatero, regresa al gobierno de Sánchez.

La ministra Valerio confía la hucha de los jubilados a Octavio Granado, número dos de Caldera y Corbacho en la etapa de Zapatero. Su paso por la Seguridad Social ha puesto en guardia al PP.

Lejos de su anunciada apuesta regeneradora, Pedro Sánchez ha decidido recurrir a la vieja guardia del zapaterismo para completar el segundo escalón de su Gobierno, nombramientos a los que ha dado luz verde este viernes el segundo Consejo de Ministros del líder del PSOE.

Entre ellos, una designación ha provocado cierta sorpresa -alarma en el PP- dada la hoja de servicios de su protagonista. Se trata de Octavio Granado, que vuelve a la Secretaría de Estado de la Seguridad Social, cargo que ya ocupó entre 2004 y 2011, con el ministro Jesús Caldera, primero; y con Celestino Corbacho, después. En esta última etapa, España alcanzó su cifra récord de paro, más de 5 millones de desempleados.

Ahora, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, encarga a Granado la polémica carpeta de las pensiones. Y lo hace en medio de la oleada de protestas de jubilados en toda España y con el compromiso de Sánchez de ligar definitivamente las pensiones a la subida del IPC.

Sin embargo, los antecedentes de Granado no pueden ser menos halagüeños. Fue él el encargado de llevar a cabo el pensionazo más duro de la democracia española. El que anunció José Luis Rodríguez Zapatero en el histórico pleno del Congreso el 13 de mayo de 2010. España estaba en quiebra y al borde del rescate.

Y en la tribuna, Zapatero anunció la congelación inmediata de las pensiones para 2011 -solamente se salvaron la no contributivas, las más reducidas-, además de un brutal recorte a las ayudas a la Dependencia y la congelación total del sueldo de los funcionarios. Se da la circunstancia que el propio Pedro Sánchez, entonces diputado de a pie, votó este drástico plan junto a otros 18 socialistas que aún conservan su escaño.

Granado fue, a las órdenes de Celestino Corbacho, el encargado de poner negro sobre blanco el conocido como pensionazo de ZP. Tal vez por eso, el nombramiento de este veterano del PSOE ha puesto en guardia al PP. Así lo ha denunciado el portavoz de Presupuestos de los populares, Jaime de Olano:

Comenta esta noticia
Update CMP