31 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La tensión de Ana Pastor con los políticos fuera de cámara repercute en La Sexta

Ana Pastor

Ana Pastor

La presentadora de "El Objetivo" hizo una serie de confesiones sobre qué ocurre con quienes acuden como invitados a su programa y sus palabras tuvieron consecuencias en la cadena.

El Objetivo regresa este domingo a La Sexta con una nueva temporada en la que Ana Pastor arrancará con una entrevista al ministro de Sanidad, Salvador Illa. Una vuelta sobre la que quiso hablar este jueves en Aruseros y confesó algunos de los secretos mejor guardados tras las cámaras de su programa.

Y es que las entrevistas de Pastor siempre son muy comentadas en las redes sociales y sus "zascas" son "muy celebrados", tal y como apuntó Alfonso Arús. "Yo realmente lo que hago son preguntas, las mismas que harías tú seguramente si tuvieras a un político delante y, sobre todo, que haría mucha gente de la calle", comentó la periodista. "Más importantes que las preguntas son las respuestas, cuando las dan", puntualizó.

Una charla con Pastor en la que Arús quiso saber si existía cierta "presión" en relación a cómo los políticos aceptan sus preguntas. "Yo intento centrarme en hacer las preguntas que están sobre la mesa de la gente en sus casas", dijo la presentadora de El Objetivo. Fue entonces cuando Arús quiso saber si los políticos a los que entrevista quieren conocer con anterioridad las preguntas que les va a formular.

"No, conmigo ni lo intentan. Creo que me han dado por perdida desde hace muchos años porque soy muy cabezona. Me parece muy mal que me hagan eso e incluso si eso ocurre voy a contar públicamente que me están intentando sacar información", explicó la periodista. "Tengo mala fama o buena fama, según se mire, en ese sentido y creo que es bueno también. Es como si uno va a un examen y le pasan las preguntas", matizó.

Sobre qué ocurre fuera de cámara con los políticos a los que entrevista, Pastor comentó que "a veces hay mucha tensión, a veces hay mucho silencio y siempre hay distancia". Una tensión con los políticos que repercutió este jueves en Aruseros. El programa registró un punto menos que en su entrega anterior, obteniendo un 13,3% de cuota de pantalla y 376.000 espectadores.

Comenta esta noticia