14 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rivera, dispuesto a resistir todas la presiones... de Pedro J. y Zarzalejos

Sánchez incrementará la presión sobre Ciudadanos, y en la tarea le auxilian periodistas muy inesperados. Pero el líder naranja tiene clara su postura. Y es ésta.

 

 

Tras el paripé con Podemos, con ese tocho de 400 medidas que ni el propio Pedro Sánchez se habrá leído en su totalidad, los próximos días se abrirá una vía paralela de presión a Ciudadanos, perfectamente compatible con incrementar el pulso con Pablo Iglesias, que a estas alturas ya da por hecho que no rascará ministerio alguno de su amigo socialista.

Lo curioso es que las peticiones de apoyo incondicional, gratuito y sin saber en qué lo gastará que Sánchez formula a unos y a otros encuentran fervor mediático a tutiplén, y no solo en las televisiones, entregadas a la causa sanchista con una fruición tremenda: el régimen de monocultivo catódico en favor del presidente en funciones no conoce precedentes y algún día dará para una tesis doctoral auténtica.

Menos previsible es que se sometan a esa idea de que hay que apoyarle porque sí, sin negociar nada y sin preguntar siquiera para qué, algunos periodistas que tradicionalmente no comulgaban con el PSOE auténtico y que, sin embargo, sí lo hacen con éste tan irreconocible.

 

Son los casos de Pedro J. Ramírez y José Antonio Zarzalejos, sumergidos con ahínco en la teoría de que Sánchez es un pobrecito y de que, en consecuencia, Albert Rivera está siendo un chico malo por no firmarle un cheque en blanco en forma de investidura by the face.

Ambos han puesto a caer de un burro al líder de Ciudadanos, cuyo único error en los últimos meses ha sido no acudir a La Moncloa a decirle en los morros a Sánchez lo que dice luego en público, por resistirse a regalarle la presidencia al socialista y, vaya atrevimiento, por cumplir lo que había prometido antes de pasar por las urnas: que con sus votos no haría presidente al dirigente del PSOE.

De Pedro J. a Zarzalejos

No les gusta a Pedro J. ni a Zarzalejos la resistencia de Rivera, y así lo han hecho saber en sendos artículos que desarrollan una tesis al respecto pero olvidan, con premeditación o sin ella, lo sustantivo del asunto: Sánchez no le ha ofrecido nada a Rivera. Ni lo que pactó con él tras las Elecciones de 2015 ni lo que le propuso a Podemos en julio, con la boquita pequeña. Nada de nada.

A Rivera le atacan por rechazar una propuesta de Sánchez que en realidad nunca ha existido. Y a él le resbala

Por qué zahieren al líder naranja por rechazar un acuerdo que en realidad nunca ha existido, es algo que nadie sabe aunque algunos intuyen. Pero han dado en hueso.

Este Topo ha podido confirmar de primerísima mano que a Rivera ni le duelen ni le condicionan las opiniones de los dos periodistas, de quien incluso sigue pensando bien pese a todo: no ve razones inconfesables en su actitud, incluso detecta buena intención, pero de hacerles caso, nada de nada. No se moverá de la posición conocida: "No es no, señor Sánchez".

Comenta esta noticia
Update CMP