26 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Belén Esteban deja de lado los fogones y se moja con "los 5" de Supervivientes

Belén Esteban tiene claro quién quiere que gane Supervivientes.

Belén Esteban tiene claro quién quiere que gane Supervivientes.

Princesa del pueblo, tertuliana, paciente de riesgo confinada en casa, reina de las recetas caseras desde su domicilio y ahora adivina profesional y reina de las quinielas. Incombustible.

Belén Esteban cambió este jueves los fogones momentáneamente por los puestos de su ránking de favoritos de esta edición de Supervivientes. La princesa del pueblo conectó con Sálvame desde casa y lo hizo con otra sección diferente en la que ofreció los que para ella son los mejores momentos de los supervivientes en Honduras.

En el quinto puesto, la evacuación de los concursantes, que tuvieron que ser desalojados de las playas a los pocos días de comenzar la aventura por un fuerte temporal. Se registraron olas de más de cinco metros y fuertes rachas de viento.

Del miedo a las lágrimas, las de Rocío Flores por el distanciamiento con su madre. Belén cree que ha llorado casi tanto como Lydia Lozano en Sálvame habitualmente. Prueba de ello fue el momento en que se les comunicó que el coronavirus había llegado a España y todos los concursantes recibían los mensajes tranquilizadores de sus padres, salvo Rocío, que solo tenía noticias de su padre y no de su madre: “Solo quiero saber que está bien”, decía.

En el número tres, la madre de todas las broncas: la que tuvieron José Antonio Avilés y Barranco. El colaborador de ¡Viva la vida! provocó a su compañero inventándose ciertas cosas, se lió “muy parda” porque el no-periodista acusó a Barranco de “rajar” por detrás de Jorge.

En el número dos, la transformación de Ana María Aldón. La mujer de José Ortega Cano se rapó el pelo a cambio de tres cocidos y no solo se despidió de su clásica melena sino que también mostró un lado suyo desconocido hasta el concurso.

En el primer puesto, el amor. Aunque Esteban no se creyó para nada a Hugo Sierra en su pasión con Ivana Icardi, los concursantes dieron rienda suelta a su amor a orillas del mar. Fugaz pero intenso.

Y, para terminar, Belén cogió en brazos a su perrita Noa y se mojó de lo lindo: quiere que gane el concurso Rocío Flores.

Comenta esta noticia
Update CMP