26 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un economista baja a la tierra a Pedro Sánchez y destroza sus "viernes sociales"

Pedro Sánchez, en una intervención en el Congreso.

Pedro Sánchez, en una intervención en el Congreso.

Por enésima vez, los expertos economistas del regulador advierten del daño que va a causar la subida temeraria del Salario Mínimo. Crecerá el paro. Y más.

Otra previsión demoledora del Banco de España sobre las rémoras que el breve paso por La Moncloa de Pedro Sánchez pueden suponer para la economía española. Y no es la primera vez que el regulador alza la voz.

El Banco de España afirma que los datos de paro y afiliación no desmienten su previsión respecto al impacto del aumento del Salario Mínimo de unas siete décimas en el empleo este año, y constata ya una "mayor influencia" en colectivos como el de jóvenes, mayores de 45 años y sectores y comunidades autónomas donde la prevalencia del SMI es mayor. También ha mostrado su preocupación por el "desacople" entre las subidas salariales "generalizadas" y la productividad.

Durante la presentación del informe sobre proyecciones macroeconómicas de la economía española, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, ha indicado que el organismo no ha modificado su visión respecto al impacto "considerable" del alza del SMI a 900 euros en el empleo para el conjunto del año, que estima en unas siete décimas.

Arce ha indicado que es "muy pronto" para hablar del impacto específico del aumento del SMI en el empleo al contar solo con dos meses de afiliación (enero y febrero), si bien ha apuntado que con los datos preliminares, el organismo mantiene su previsión de impacto.

"Lo que hemos visto en enero y febrero no desmiente nuestra previsión previa y vemos cosas que van en la línea de nuestra intuición", ha indicado Arce, quien ha apuntado que los colectivos que el Banco de España veía con más posibilidades de perder el empleo por el alza del SMI en los datos de enero y febrero "son los más afectados".

En concreto, ha citado a los jóvenes, los mayores de 45 años y los sectores y las autonomías donde la prevalencia del SMI es más elevada. En estos colectivos "se puede percibir que hay mayor influencia", ha apuntado. En cualquier caso, ha indicado que es muy pronto para hacer un análisis "mínimamente riguroso" del impacto, que cree que podría elaborarse en el otoño del próximo año, si bien el Banco de España no descarta pronunciarse con anterioridad.

En un análisis publicado en febrero el organismo estimó que el impacto del alza del SMI al 900 euros podría suponer la destrucción de 125.000 empleos, el equivalente al 0,8% de los 16 millones de ocupados a tiempo completo existentes en España.

En cualquier caso, cree que le empleo seguirá la trayectoria del PIB y crecerá un 1,6% este año, una décima más que la previsión de diciembre. Según Arce, el alza del SMI destruirá empleo con baja productividad, lo que hará que en conjunto repunte "algo" la productividad aparente. La tasa de paro cerrará este año en el 14%, para seguir reduciéndose en 2020 hasta el 12,8% y al 12,1% en 2021.

De igual forma, Arce ha mostrado su "inquietud" por los indicadores de salarios negociados en convenio, que reflejan una subida del 2,2% en febrero, un punto más que el año pasado, algo sobre lo que el Banco de España "no está en contra" pero sí alerta de que la subida salarial es "muy generalizada" y sin alinear a las condiciones específicas de las empresas y los sectores.

"No descartamos que se esté produciendo un cierto desacople entre los costes laborales y la evolución de las empresas y el sector", ha indicado Arce, quien ha hecho hincapié en que este "desacople" entre subidas salariales y productividad preocupa más en un contexto donde los riesgos de la economía son "claramente a la baja".

Comenta esta noticia
Update CMP