21 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Torra humilla a Sánchez con un recibimiento "especial" para líderes extranjeros

El presidente del Gobierno llega con su una hoja de ruta que pretende hablar de su ya famoso diálogo mientras que Torra sólo quiere saber cómo conseguir la independencia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha protagonizado hoy uno de los episodios más vergonzosos que se recuerdan. Ha acudido a la reunión con Quim Torra, presidente de Cataluña, que ha sido inhabilitado por la Justicia y que está en una posición de salida debido a su ruptura, a medias, con ERC. Sin embargo,  Sánchez ha preferido acudir, agarrándose a su discurso del "diálogo" con los independentistas, aunque al otro lado solo encuentre las exigencias de autodeterminación y amnistía.

Para ello, se ha desplazado a Barcelona, donde ha sido recibido como lo que consideran que es, el presidente de un Gobierno ajeno que no les representa, con la formación de gala de los Mossos d'Esquadra y con una alfombra roja, que servía como atrezzo para dar solemnidad a un encuentro que carece de ella, ya que ambos presidentes se han estrechado las manos bajo la pancarta que cuelga del balcón de la Generalitat que reza 'Libertad de opinión y expresión. Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos'. Un mensaje directo que no hace otra cosa que ensalzar el discurso secesionista de Torra, que insiste una y otra vez en calificar a España como un Estado dictatorial y represor.

 Con un documento como punto de partida con el poético título de Agenda para el reencuentro, Sánchez ha puesto sobre la mesa el eje vertebrador de su política para Cataluña que se centra en el “diálogo político y regeneración institucional, la financiación autonómica, la mejora de la cooperación, la política social y apoyo a los servicios públicos, el impulso a las infraestructuras y el apoyo ante catástrofes naturales". Asuntos que están muy lejos de las pretensiones de Torra, que ya avisó que por orden de Puigdemont solo se hablaría de independencia.

Por su parte, desde la oposición han insistido en que la reunión nunca debía haberse producido. De hecho, el diputado del PP, en el Parlament Santi Rodríguez ha tildado este jueves de intrascendente la reunión ya que no es presidente, sino un "activista separatista", una vez que ha sido inhabilitado. De hecho, ha insistido en que "la mayoría de la sociedad catalana sabe perfectamente que esta reunión no sirve absolutamente para nada".

También desde Ciudadanos han criticado a Sánchez, por considerar que ha traspasado "todas las líneas rojas". Ha sido la líder de la formación naranja en Cataluña, Lorena Roldán, la que ha asegurado que el presidente del Gobierno ha "abandonado a los constitucionalistas para reunirse con Torra, ese que se dedica a atacar al estado de derecho y a desobedecer las leyes".

"Sánchez tiene la obligación de defender a los catalanes"

Además, la dirigente naranja ha exigido a Sánchez que cese a Torra del cargo de presidente, después de haber perdido el escaño en el Parlament, ya que cree que "tiene la obligación de defender los intereses y los derechos de los catalanes", y le ha reclamado que no mire hacia otro lado.

Vox también ha definido el encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra como la reunión entre "un presidente ilegítimo con un presidente ilegal". Y ha defendido que la respuesta al desafío independentista debería ser la ilegalización de todos los partidos secesionistas, incluido el PNV si no renuncia a este objetivo.

Comenta esta noticia
Update CMP