27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ussía amarga las vacaciones de Pedro Sánchez en Doñana con solo diez palabras

Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, hace dos veranos en Doñana

Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, hace dos veranos en Doñana

En pleno repunte de los contagios y con la economía en caída libre, el presidente y su familia prosiguen con unos días de descanso que, a juicio del veterano columnista, son un disparate.

De Lanzarote a Doñana, en mitad del repunte de la pandemia. Pedro Sánchez prosigue como si nada sus días de asueto en compañía de su familia, mientras la situación social y económica empeora por momentos. Una indiferencia que ha sido señalada con afinada crudeza por Alfonso Ussía.

Fue la portavoz del Ejecutivo y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien se encargó de anunciar que el presidente del Gobierno central llegaría a la finca de las Marismillas, en el Parque Nacional de Doñana, en Huelva, por una estancia indeterminada.

Dijo también Montero que esperaba que esta visita suponga "un foco de atención" que atraiga turismo a Andalucía, por lo que agradeció al jefe del Gobierno que hubiera elegido Doñana como lugar de descanso estival, al igual que ha hecho en años precedentes.

De momento, más bien ha atraído un alud de críticas por la insensibilidad de Sánchez ante el alarmente deterioro de la situación sanitaria y económica que está padeciendo España. Alfonso Ussía ha necesitado solo diez palabras, muy aplaudidas entre los tuiteros, para definir lo que considera un disparate vergonzoso: "Sánchez en Doñana. España arruinada. Vacaciones a costa del dolor".

 

 

Comenta esta noticia