23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El único municipio catalán gobernado por el PP da una patada al independentismo

Puigdemont durante la ofrenda floral de esta Diada.

Puigdemont durante la ofrenda floral de esta Diada.

El teniente de alcalde de Pontons explica a ESdiario cómo se vive el órdago secesionista en una localidad acostumbrada a resistir al rodillo y las presiones de los secesionistas.

En estos tiempos de acoso del independentismo a los alcaldes catalanes y cuando los secesionistas se disponen a dividir a los ciudadanos de Cataluña entre "catalanes" -los que apoyan la ruptura con España- y "súbditos" -la condición que el conseller de Presidencia, Jordi Turull, ha reservado a aquellos que no acudan a votar en el referéndum independentista-, algunos municipios se afanan en mostrar públicamente y sin complejos su apoyo a la legalidad y a la unidad de España.

Como informó ESdiario el pasado mes de julio, algunas comarcas y sus habitantes ya se expresaron hace tiempo contra el "procés", como es el caso del leridano Valle de Arán. Y a él se suman ahora otros municipios. Especialmente significativo es el caso de la localidad de Pontons, ubicada en la comarca barcelonesa del Alto Penedés, un pueblo de medio millar de habitantes que limita con las localidades tarraconenses de Querol, Aiguamurcia y Montemell. ¿Su particularidad?: es el único municipio catalán que tiene un alcalde del PP.

Pero Pontons posee un más que acreditado ADN histórico catalán. Ya aparece citado por primera vez en documentos del año 966. Y en 1066, el conde de Barcelona, Ramón Berenguer, adquirió el lugar, nombrando como señor del castillo a Guillermo Bernardo de Ódena.

ESdiario conversa con su teniente de alcalde, Josep Tutusaus, convertido en los últimos días -tras la confirmación del órdago independentista del Parlament- en portavoz oficial del municipio, cuyo alcalde es su compañero de filas Lluis F. Caldentey. Y comienza su conversación con una demostración de orgullo: "Pontons fue uno de los únicos cinco ayuntamientos de Cataluña en los que no se votó el 9-N". Se refiere Tutusaus a la primera consulta sobre la independencia que organizó la Generalitat en 2014, bajo la presidencia entonces de Artur Mas.

Josep Tutusaus, teniente de alcalde de Pontons.

 

Tutusaus recuerda cuál era la composición de la Corporación en aquel momento, seis concejales del PP y uno del PSOE estaban representados en Pontons. Ahora, el PP tiene cuatro ediles y la antigua Convergencia otros tres. Todo después de que se frustrara un intento de desalojar al PP en las elecciones de 2015 con una fracasada lista única que reunió a la CUP, PSC, Convergencia y Esquerra.

"En Pontons -afirma su teniente alcalde a este diario- el ambiente es muy tranquilo. No hay actos prorreferéndum, no hay nada". Y recuerda Tutusaus que, por contra, el 9-N "nos hicieron pintadas en la fachada del Ayuntamiento y nos llegaron insultos de 'fascistas'".

En la misma línea se expresa una vecina de la localidad que pide guardar el anonimato. "En Pontons la mayoría rechaza la independencia, estamos orgullosos de ser catalanes y españoles", recalca.

Tutusaus, que también se declara "orgulloso de ser catalán, español y europeo, reconoce que en Pontons hay "gente de la CUP" pero añade a continuación que "no se meten con nadie".

Y llega la hora de la pregunta decisiva: ¿Qué va a pasar en el pueblo el 1-O? "Aquí no se va a votar. Si el señor Puigdemont se quiere hacer un referéndum ilegal que se lo haga él. Pero que no comprometa a los funcionarios y a los alcaldes", enfatiza el edil popular. Y es que en Pontons, una especie de aldea gala en Cataluña, la mayoría de sus habitantes están por la legalidad y por la convivencia de los vecinos. Y por España.

Comenta esta noticia
Update CMP