07 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una de las empresas que antes aplicó el teletrabajo explica el secreto del éxito

Una de las oficinas de Abante BPO.

Una de las oficinas de Abante BPO.

La compañía de Telemarketing Abante BPO se adelantó a la crisis del coronavirus y mandó a casa a sus 716 trabajadores con ordenadores, rúteres 4G y todo lo necesario.

Teletrabajo o a casa, pero sin trabajo. Mucho antes de que el Gobierno aprobara las medidas de prevención del coronavirus, la empresa de Telemarketing Abante BPO tomó la decisión de ofrecer a sus empleados la posibilidad de trabajar en remoto.

Ya desde el comienzo de la crisis sanitaria, sus responsables eran conscientes de que en sus call center no podían mantener las distancias de seguridad fijadas para evitar el contagio. Muchos días después de esa decisión, sus oficinas están cerradas, de momento, pero no su actividad.

Gracias a aquella decisión adoptada conjuntamente entre la compañía y sus empleados, la medida no sólo ha evitado despidos sino que la compañía ha contratado a 14 personas más para que atiendan las necesidades de la plantilla en el momento de estrés laboral y de contingencias que supone una situación nunca antes vivida.

Abante trabaja para medio centenar de importantes compañías en España que prestan servicios de transporte terrestre y aéreo, telefonía, valores y sanidad, entre otros, y sus empleados se han adaptado ya al trabajo en remoto. Gracias al Plan de Resiliencia desarrollado por la compañía, éstos, además, cuentan con toda la ayuda para casos de contingencias y para preservarlos de cualquier incidencia y situación de estrés.

La pandemia les ha obligado a adaptarse a esta nueva forma de trabajar y se sienten unos privilegiados pese a que el arranque no estuvo exento de dificultades, lógicas en un escenario desconocido hasta ahora. Y es que en España, apenas el 4,3 por ciento de los ocupados teletrabaja pese a que este escenario está recogido en el Estatuto de los Trabajadores, que lo define y establece los derechos para éstos y las obligaciones para la empresas, como facilitar los medios tecnológicos, entre otras.

Del total de 716 trabajadores, 700 fichan a diario desde sus domicilios por vía telemática, tienen paradas visuales y cumplen el mismo horario que hasta hace unas semanas en su puesto de trabajo tradicional. La compañía decidió adelantarse a las medidas de las autoridades sanitarias "por salud, por coherencia con nuestro propósito empresarial y por responsabilidad con todos los que trabajamos en la compañía", afirman desde ésta.

Por ello, decidieron invertir en equipos de telefonía, ordenadores y rúteres 4G, entre otros, para que los empleados pudieran desarrollar su labor en su propia casa. "Hemos hecho un enorme esfuerzo económico, de personal y logístico para desarrollar esta medida y todos estamos muy satisfechos. Entre cerrar plataformas y optar por el teletrabajo, no hubo duda", afirman sus directivos, que ante el volumen de solicitud de información de estos días han contratado a 14 personas más y han intensificado los turnos de trabajo en algunos centros, organizándolos para cubrir la demanda de información las 24 horas del día.

De hecho, miles de personas han estado solicitando información sobre cancelación de billetes y devolución de su importe en el call center que Abante gestiona para una de las principales empresas de transporte por carretera. Los trabajadores han respondido asimismo desde sus casas a miles de correos electrónicos procedentes de toda España para una importante entidad de inversión gracias a los turnos de teletrabajo 24 horas.

"Lógicamente, nos hemos encontrado con situaciones complicadas pero las hemos gestionado de manera satisfactoria y trabajamos con absoluta normalidad desde casa gracias a la buena disposición de todos, empezando por los operadores, los técnicos, los trabajadores de recursos humanos etc", afirman.

Abante ha facilitado a los trabajadores los equipos necesarios para conectarse desde sus domicilios, así como un manual con instrucciones y la atención del departamento técnico, disponible para aclarar cualquier duda que necesiten a través de una web propia y de las redes sociales como Telegram, así como sms y otros sistemas internos con los que ineractúan con el equipo de informáticos.

Trabajar en remoto mejora en muchos casos la productividad y aunque en España 4,3 millones de trabajadores no lo pueden practicar por la actividad que desarrollan, la pandemia del coronavirus está poniendo a prueba esta manera de trabajar.

Los teleoperadores de Abante han demostrado su capacidad de adaptación a una situación nueva en un contexto de una enorme presión por los propios clientes a los que atienden. Cinco mil mails, otras tantas gestiones de información y reclamación telefónica o cientos de pagos por pay pall de anulaciones de una compañía de transporte son sólo algunos ejemplos de su día a día. Ellos trabajan en casa.

Comenta esta noticia
Update CMP