27 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El documento que obvió Rajoy en el debate da alas a Sánchez

Rajoy, en primer termino, durante el debate a cuatro

Rajoy, en primer termino, durante el debate a cuatro

Génova se aplicó en la preparación del debate a cuatro. Sabian que Sánchez, al igual que Rivera, iban a entrar a saco con el tema de la corrupción. Pero Rajoy reservó su arma más esperada.

Rajoy ha demostrado una vez más que se equivocan aquellos que le dan por amortizado. Lo serio de los debates es salir perdedor, eso sí marca. A partir de ahí, la importancia es relativa, máxime cuando aun quedan muchos días de campaña”, afirman en Génova en donde reconocen haberse quitado un peso de encima. “Ahora a la campaña pura y dura”, sentencian, “con la tranquilidad de saber que Rajoy, a juicio de la mayoría, salió ganador. Con mayor o menor intensidad, al final fueron tres contra uno y no le noquearon”.

Satisfechos con el resultado global porque “los tres hicieron casi piña en su contra”, en Génova no se oculta la sorpresa que produjo que Rajoy no “sacara el colmillo”, cuando Pedro Sánchez, de manera especial, entró a saco en el tema de la corrupción. “Llevaba un documento de cien folios con todas las corrupciones, imputados y dineros desaparecidos” que afectan al PSOE.

En la sede central se atribuye a Arriola la “respuesta suave” que tuvo y reconocen que “a muchos nos hubiera gustado que hubiera estado más duro, pero, bueno, es una estrategia más y de antemano nunca se sabe cual es la más acertada, pero lo que si es seguro es que si Pedro Sánchez no lo pasó peor fue porque Rajoy renunció a morder”.

Dirigentes del PP atribuyen a Pedro Arriola la inesperada tregua de Rajoy contra Sánchez

En el PP si se ha tomado nota de cómo, a su juicio, “Rivera y Sánchez ni se tocaron”, reconociendo, eso si , que “Rivera ha estado mejor en este debate que en el anterior al que asistió Soraya Sáenz de Santamaría. “Si algo quedó claro es que el PP no va a pactar con Podemos. Quienes voten al PP saben perfectamente para que queremos sus votos, otros, como Sánchez o el propio Rivera hicieron mutis por el foro”.

En estos momentos, y según sus propios datos, el PP esta “un poquito por encima del 30% y el objetivo es llegar al 31% y un poco más. Lo podemos conseguir porque poco a poco vamos subiendo. Esto lo veremos con más claridad en la ultima semana de campaña que va ser decisiva para todos”.

Ferraz cree que su líder salió muy airoso del debate

En esto hay plena coincidencia con el PSOE. Se admite en Ferraz que Sánchez no fue el vencedor “pero eso es algo secundario. Lo importante—añaden en medios oficiales—es que Pedro, que tenía un debate complicado, supo marcar con nitidez su territorio y eso para el PSOE es esencial y a ello nos vamos a dedicar, a que nadie nos confunda y no nos van a confundir por mucho que Pablo Iglesias, en lo que es una mera estrategia de desgaste al PSOE, intente hacer cariños a Pedro Sánchez , que aquí ya nos conocemos todos”.

El PSOE, por su parte ha anotado que “Iglesias no dijo ni media palabra de la corrupción del PP. Es llamativo, pero esperable porque están en lo que están”.

Lo socialistas manejan datos—que coinciden con los que tiene el PP—que tras la encuesta del CIS se ha producido un efecto rebote a favor del PSOE. Eso se detectó en los días inmediatamente posterior a la publicación de la citada encuesta. Los populares sostienen que ese efecto rebote va un poco a la baja, mientras que en Ferraz se tiene la convicción absoluta de que la propia encuestas “ha servido para nuestro electorado se movilice y eso lo estaos notando día a día”.

En todo caso, en Génova no se acaban de creer el anunciado “sorpasso” porque “el PSOE es un partido centenario” y coinciden con los socialistas al indicar que “la atribución de escaños es pura ciencia ficción. Trescientos votos te pueden hacer ganar o perder un escaño y cuando nos estamos moviendo en márgenes tan estrechos de votos la atribución de escaños es una temeridad”. Los socialistas añaden que “el voto por correo puede resultar decisivo”.

El PSOE se prepara para provocar “una movilización muy seria de nuestros votantes y de quienes en su momento dejaron de serlo y eso va a dar sus frutos en votos y en escaños. Los ciudadanos—sentencian—nos quieren más que las encuestas”. El PSOE, una vez celebrado el debate, también se ha quitado un peso de encima.

Comenta esta noticia
Update CMP