24 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Garzón pretende inventarse un "impuesto a la hamburguesa" para hacer más caja

El ministro de Consumo ha anunciado que desde su departamento se regulará este sector llevando a cabo una probable subida de impuestos o la creación de uno específico.

¿Un impuesto a la hamburguesa y, en general, a la llamada fast food? El ministro de Consumo, Alberto Garzón, está en ello: curiosamente le preocupa más cómo lograr más ingresos que el impacto en la salud de una dieta poco equilibrada, o al menos eso se deduce de sus planes fiscales, por lo demás perfectamente sincronizados con los del Gobierno, que ya ultima un palo al bolsillo de los ciudadanos.

El dirigente de Unidas Podemos, de momento, ha marcado los dos puntos prioritarios sobre los que está trabajando su departamento, uno ya conocido por todos desde que se anunció la creación de su cartera, la regulación del juego, y otro más novedoso, controlar el consumo de la llamada comida basura para lo que está estudiando una más que posible subida de impuestos o la creación de uno específico, ya que a su juicio supone un problema de "salud pública".

Garzón, que apuntó las primeras actuaciones que presentará en dos o tres semanas en el programa El Objetivo de La Sexta, aseguró que para su Ministerio es prioritario el control del consumo de la llamada comida basura, por lo que no descartó una posible subida impositiva que abordará conjuntamente con Sanidad, Hacienda y Transición Ecológica. Además, con este último también prepara algunas medidas para la reducción del consumo de plásticos.

Por otro lado, también hizo referencia a uno de los asuntos que centrará el trabajo del Ministerio de Consumo, la regulación del juego y de las casas de apuestas, centrándose en varios asuntos, como el control de la publicidad o del acceso de menores ya que, aunque insiste en que es una actividad legal, hay que intervenir para evitar los problemas "extremos" que genera, como la ludopatía.

Respecto a la publicidad ha incidido en que actualmente "no hay prácticamente ningún tipo de regulación", por lo que considera que "es un caos", "la ley de la selva", pero recuerda que es un sector destina alrededor del 300 millones de euros a anunciarse, por lo que considera que es necesario establecer un marco regulatorio que evite un problema que según el ministro puede afectar a 200.000 personas.

Además, a pesar de que las competencias en el juego presencial pertenecen a las comunidades autónomas, sí que establecerá un nuevo marco para las apuestas on line, aunque no se sabrá el alcance de su intervención en este mercado hasta dentro de dos o tres semanas cuando presente la batería de medidas que ha apuntado.

Comenta esta noticia
Update CMP