El equipo de Casado ataja los movimientos contra el líder del PP en Valencia

Ni las vacaciones han aparcado los conflictos en el PP valenciano. La dirección nacional intervino para abortar el intento de "motín" contra el recién elegido portavoz de la diputación.

En el PP de la provincia de Valencia no las tienen todas consigo y, por mucho que intenten disimular, los últimos años han sido un caos: desde la detención de Alfonso Rus, la posterior destitución de Vicente Betoret (ahora rehabilitado y hombre fuerte en Madrid) hasta el nombramiento de Juan Ramón Adsuara al frente de la gestora que dirige el partido desde hace ya más de dos años, no hay noticias para celebrar. El congreso sigue pendiente y los movimientos no decrecen.

El último capítulo se ha producido en pleno agosto. Adusara, alcalde de Alfafar, el municipio más importante en manos de los populares, comprobó como al menos uno de sus compañeros trató de defenestrarlo como portavoz en la Diputación de Valencia a la semana prácticamente de ser nombrado. Si ya de por sí resultó traumático el proceso de elección de los diputados, la designación de los asesores provocó incluso que se barajara una votación para sustituir al actual líder del PP al frente del grupo la corporación provincial.

El grupo de asesores, limitado a seis personas, constituye, en la práctica, una extensión del nombrado por María José Catalá en el Ayuntamiento de Valencia. La mitad de esos seis asesores forma parte del círculo político más cercano de la jefa de a oposición en la capital autonómica.

El intento de "motín" ha sido abortado por el equipo de Casado. El responsable de Organización (Alberto Casero), el Vicesecretario Territorial (Antonio González Terol) y el Responsable de Marketing (César Sánchez) se reunían la semana pasada con los diputados provinciales, a nivel individual y también con el grupo, para dejar constancia de que Adsuara cuenta a día de hoy con el apoyo de la dirección nacional.

Los "enviados" de Casado también se reunieron con la presidenta regional, Isabel Bonig, y su equipo de dirección, tal como informó EsdiarioCV, en lo que se interpretó como un intento de poner orden en el organización valenciana y, al mismo tiempo, una clara muestra de "tutelaje".

Las diferencias en el PPCV hay que enmarcarlas en los movimientos de cara al congreso provincial que se celebrarán en otoño. La cita puede aplazarse en el caso de que finalmente se repitan las elecciones generales.

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP